La industria aérea de América Latina ha hecho frente a un entorno duro en 2016, pero en 2017 puede apoyarse en una cierta recuperación y debe aprovechar esta oportunidad para mejorar las infraestructuras, repensar las tasas excesivas y los elevados costes del combustible en algunos países, según IATA.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que representa a unas 265 aerolíneas augura que este año el sector latinoamericano generará 200 millones de dólares, cien menos que en 2016.

En 2015, el sector registró unas pérdidas por valor de 1.700 millones de dólares, por lo que los beneficios de los últimos dos años suponen una buena evolución para el transporte aéreo en América Latina, que genera 5,4 millones de empleos y contribuye con $ 176.000 millones al PIB.

El año 2016 ha sido duro debido a unos mercados domésticos y unas divisas débiles, así como por el impacto de la crisis política, económica y social en Brasil, un mercado importante del que dependen otros países.

Pese a que las cifras no lo indican claramente, según la IATA la tendencia está comenzando a revertirse y se espera “algo de recuperación” en 2017 en la región.

Existen algunos signos de mejora en las divisas y en las perspectivas económicas de la región que sostienen ese optimismo, al igual que la apertura de EE. UU. hacia Cuba y los primeros vuelos de aerolíneas estadounidenses a la isla. La asociación ve oportunidades no solo en los vuelos a Cuba, sino también en la prestación de apoyo estratégico, táctico y comercial al sector cubano en varias áreas, como el desarrollo de las infraestructuras.

En términos más generales, en América Latina las operaciones “siguen enfrentándose a auténticos desafíos de operación”. El próximo año el beneficio por pasajero de las aerolíneas latinoamericanas será de $ 0,76, con un margen de beneficio neto del 0,7 % y la capacidad de los operadores crecerá un 4,8 %, por delante de la demanda (4,0 %).

La mayoría de los países, excepto Panamá y Chile, no han creado las condiciones para que prospere el transporte aéreo, según la IATA, debido a regulaciones onerosas que no están en sintonía con los estándares globales, a tasas excesivas y a unos cargos y unas políticas de combustible que no favorece a la industria.

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here