El clima extremadamente favorable para el desarrollo de la caña durante enero y los primeros días de febrero podría impactar en los cálculos de algunos analistas. Las estimaciones, que eran muy similares a fin del año pasado, ahora se distanciaron.

Las proyecciones iniciales sobre la producción de caña 2017/2018 de Brasil varían ampliamente entre sí, ya que fuertes lluvias en la principal zona azucarera del país generan incertidumbre en los operadores sobre cuánta azúcar podrá obtener el mayor productor mundial, mientras se acerca el momento de la cosecha.

El clima extremadamente favorable para el desarrollo de la caña durante enero y los primeros días de febrero podría impactar en los cálculos de algunos analistas. Las estimaciones, que eran muy similares a fin del año pasado, ahora se distanciaron.

Dos de las principales consultoras del sector, por ejemplo, S&P Global Platts y Datagro, estiman 30 millones de toneladas de diferencia para la nueva cosecha en la región centro-sur de Brasil, cifra similar a la que producirían en toda la temporada Australia o Indonesia, dos de los 10 mayores productores.

El mercado mundial de azúcar prevé superar un déficit de dos años en la nueva temporada. La reciente escasez de oferta ha subido los precios del azúcar sin refinar a máximos en casi cinco años y la cantidad del endulzante proveniente de Brasil es el factor clave detrás de la perspectiva de reequilibrio.

El año pasado había consenso en que la producción de caña en 2017 sería menor que en 2016, sobre todo debido a una renovación insuficiente de los campos y a las adversidades climáticas en la primera mitad del año, como las heladas de abril. Pero el clima de las últimas semanas parece haber cambiado la perspectiva.

Fuente: América Economía | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here