El Ministerio del Ambiente (MAE) informó que 40 personas, entre expertos en monitoreo biológico y estudiantes de universidades locales, visitaron la comunidad Flor y Selva, ubicada en el cantón Naranjal, provincia de El Guayas. Durante la visita se realizó el levantamiento de información de las especies endémicas y de todas las existentes a lo largo de 1.200 hectáreas. Se espera que, a mediano plazo, este espacio sea declarado área de conservación provincial.

Según el MAE, esta actividad fue impulsada por el Proyecto Conservación de los Anfibios del Ecuador y Uso Sostenible de sus Recursos Genéticos (PARG) del MAE, cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial.  El PARG busca la protección de los anfibios, especialmente de aquellos en peligro de extinción. Por ello, durante el monitoreo de la comunidad Flor y Selva, se realizó el registro de la rana militar (Atelopus balios) y se abrió un espacio de conversación e intercambio de información sobre la importancia de ser parte de un área protegida,  con los habitantes de la zona.

Según el comunicado de esta Cartera de Estado, para la academia, esta comunidad constituye un laboratorio natural para la investigación, “Hemos registrado aves, insectos, murciélagos y otras especies endémicas. La comunidad es privilegiada al tener tanta biodiversidad que proteger”, destacó Paolo Piedrahita, docente investigador de la Espol. La información recopilada será sistematizada. Posteriormente se emitirá  un informe de las especies registradas, con el fin de generar acciones de conservación entre las instituciones y actores locales.

 

 

Fuente: El Ciudadano | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here