Tanque de enfriamiento, pajuelas para el mejoramiento del ganado, pastos para mejorar la calidad de la leche, así como kits de semillas, fertilizantes y fungicidas han recibido los 35 productores que integran la Asociación Agroproductiva Atillo Piedra Blanca, cantón Mocha, provincia de Tungurahua.

Los socios de la asociación diariamente aportan 1.200 litros de leche para luego del proceso de enfriamiento, comercializarla a la industria de lácteos El Ordeño para su pasteurización y elaboración de productos.

Byron Caluña, administrador del centro de acopio, explicó que la leche llega entre las 06:00 y 06:30, luego de lo que se realiza el análisis de acidez, de peso, para lo que se ubica en el Ekomilk; posteriormente se efectúa el análisis de antibióticos y se coloca en el tanque para iniciar su proceso de enfriamiento.

Por cada litro de leche el ganadero recibe 42 centavos, que luego de ser procesada se vende a la empresa El Ordeño a 45 centavos. Esto significa que la asociación tiene un margen de utilidad de 36 dólares diarios, dinero que les permite realizar mejorías al centro de acopio.

Este centro es parte de los ocho, que desde 2013 en Tungurahua, ha entregado el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), a través del Programa Nacional de Red Lechera, que ejecuta la Subsecretaría de Fomento Ganadero.

Cada centro de acopio consta de un tanque de enfriamiento de 2 mil litros de capacidad, un generador y un laboratorio básico de análisis de leche.

Rogelio Puma, presidente de la Asociación Agroproductiva Atillo Piedra Blanca, destacó los beneficios recibidos de parte del Gobierno, lo que les ha permitido fortalecer su organización.

La quinua es uno de los alimentos que tiene mayor cantidad de aminoácidos, favorable para el consumo. Además es un producto que se lo trabaja de manera orgánica.

Otra experiencia eficaz que se refleja en este cantón es la producción de quinua, uno de los rubros que forma parte de los ejes estratégicos productivos que impulsa el MAGAP, para incrementar la productividad en las zonas rurales y fortalecer la economía de los pequeños productores.

Mayra Freire, técnica de la Estrategia Hombro a Hombro, dijo que por la altitud de la zona se han obtenido buenos resultados en la producción de este grano andino.

“El ciclo de cultivo dura seis meses. Sembramos tres libras de quinua de semilla certificada, y cosechamos 18 quintales; más o menos en la relación de producción estimada por el INIAP, que calcula en 20 quintales por hectárea”, enfatizó.

Marianela Buenaño, productora del sector Olaya, cantón Mocha, manifestó que es la segunda ocasión que siembra quinua,  ya que hace un año recibió del MAGAP un kit conformado por semillas, fertilizantes y fungicidas.

“Nos entregaron la semilla certificada y también el MAGAP nos compró la producción, con un costo mayor al del mercado tradicional. Es un gran beneficio porque no hay pérdida, y evitamos la presencia de intermediarios”, manifestó.

La producción de quinua generada fue adquirida por Unidad Nacional de Almacenamiento EP, y por la empresa Prodicereal, a un valor de 100 dólares por quintal.

Fuente: Magap | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here