Las exportaciones peruanas de cebolla dulce durante la última campaña (agosto 2016 – enero 2017) ascendieron a 108.000 toneladas (4.000 contenedores de 27 toneladas c/u), registrando un incremento de 11.1%  respecto a las 97.200 toneladas (3.600 contenedores) despachados en la campaña anterior (2015/2016).
Así lo indicó el gerente general de KeyPerú, Miguel Ognio Gómez,  quien destacó que  algunos agricultores produjeron en exceso este producto (también llamado cebolla amarilla)  lo que provocó que al cierre de la campaña los precios hayan sido bajos.
Detalló que al inicio de la campaña 206/2017 los precios eran similares a la campaña anterior, sin embargo a partir de noviembre los precios disminuyeron casi un 25%. “Ya se venía venir esa tendencia por los excesos de despachos que hubieron, principalmente desde Ica”.
Indicó que el principal destino de la cebolla dulce procedente de Perú fue Estados Unidos, a donde se envió el 85% de nuestros despachos. Otro mercado fue Europa que ha comenzado a reconocer el sabor de la cebolla peruana, pero los volúmenes todavía no son tan importantes.
Alta calidad, bajos calibres
En cuanto a la calidad del producto, Miguel Ognio dijo que estuvo bastante estable. En ese sentido, recomendó a los productores seguir manteniendo el cuidado del sabor de la cebolla.
“Los exportadores deben tener mucho cuidado del sabor dulce del producto porque es un mercado muy sensible. Las ventajas que tiene Perú para mantenerse en un mercado de esta naturaleza es el sabor dulce de su cebolla y que ingresa en la ventana comercial correcta, es decir cuando acabó la producción de Estados Unidos”, sostuvo.
Asimismo, dijo que en la campaña que acaba de culminar los calibres de la hortaliza fueron menores (no hubo cebolla grande) debido a varios factores, entre los que destaca el clima y el agua.
“El clima está más caliente de lo normal por lo que el producto crece más rápido. El ciclo vegetativo es más corto, entonces no llega a tener su tamaño total. Otro tema es que en algunas zonas de Ica hay problemas de agua (tanto en volumen como en calidad de agua) lo que impide un óptimo riego”, detalló.
KeyPerú participó con el 23% de los despachos
En otro momento, el gerente general de KeyPerú, sostuvo que en la campaña 206/2017, su representada despachó 24.840 toneladas de cebolla dulce (920 contenedores), lo que representó el 23% del total despachado por nuestro país.
“Han habido bastantes exportadores en la campaña 2016/2017, por lo cual estuvo muy atomizado. Por nuestro lado hemos enviado algo de cebolla dulce al mercado latino como Colombia y Panamá”, comentó.
Asimismo, dijo que KeyPerú siembra constantemente entre 250 y 300 hectáreas del producto ya que si aumenta saturaría el mercado. “Lo que se busca es tener mayor productividad por hectárea, por eso se ha invertido en diferentes procesos de cosecha, de selección y de clasificación que nos permita ser más eficientes. Creo que en la eficiencia y en la calidad está el secreto de la exportación de cebolla”.
Fuente: Agraría | El Productor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here