La comercialización de los cultivos de ciclo corto siempre ha sido el cuello de botella de los productores en los primeros meses del año.

Gran parte del hectareaje de arroz y maíz está en manos de pequeños agricultores y en zonas donde se depende de  la lluvia  y no hay  más alternativas de cultivo,  por lo que ellos  se lanzan a sembrar sin un panorama seguro donde no conocen precios, ni costos de producción, solo saben que es la oportunidad de  jugar esta lotería, donde no saben si se gana o se pierde.

Esta problemática  motivó al PRODUCTOR. COM a entrevistar  al gerente de la Unidad  Nacional de Almacenamiento, UNA,   Mao Lam, para conocer cómo se están preparando para la próxima cosecha.

¿Cuál será  la Política de comercialización para  la cosecha de maíz y arroz que se avecina?

Nuestra misión es regular mercados y  corregir las distorsiones que pueda haber.   Las distorsiones afectan a los más débiles en las cadenas de valor y generalmente los productores  son los que tienen menor capacidad de negociación.

Entonces  la Empresa Pública interviene cuando hay estas distorsiones de mercado por excedentes de producción que no se logran colocar  adecuadamente en los mercados.  El  Ministerio de Agricultura  tiene como política comercial definir precios mínimos de sustentación para estos tres productos (arroz, maíz y soya) con el fin de que el agricultor pueda cubrir sus costos, pagar  préstamos y que le quede un margen para subsistir. Desde que la UNA ayuda en el proceso de comercialización,  se ha logrado estabilidad, al igual que con los precios mínimos de sustentación. Como tal somos el brazo ejecutor de esta política y absorbemos las cosechas.

En este momento los agricultores están sembrando,  pero  se ha dado una actividad anormal de venta de arroz,  aunque no son meses donde haya abundante cosecha, sin embargo,  la inestabilidad del mercado en diciembre donde la industria del pilado se hace de inventarios para poder vender durante 4 meses de invierno  y con eso atender al país, pero por  algún motivo  no han captado todo lo necesario y hemos tenido  nosotros  que intervenir en la compra de arroz pilado y en cáscara en enero y en lo que va de febrero.

¿A esto se debe la baja en el precio del arroz?

Evidentemente,  cuando alguien no absorbe el excedente, el principio económico dice que  hay un equilibrio entre oferta y demanda y que cuando la demanda es menor a la oferta,  el precio baja, lo contrario cuando la oferta es menor a la demanda, el precio sube. En los últimos tres años,  la oferta de arroz ha sido menor a la demanda y los precios han estado por encima del precio mínimo por lo que la UNA casi no compró arroz.

Lo sucedido ahora es por un rumor en la frontera sur de que estaba ingresando arroz peruano, pero esto lo tendrá que certificar la subsecretaria del  Magap y  la aduana. El mercado es un nervio que responde a todo tipo de rumores.

¿Qué se está haciendo para frenar el contrabando?

Sabemos que lo que ha hecho el Magap es  aumentar los controles  e implementar un certificado de movilización de productos  que es  un Comprobante de Origen Nacional de Productos Agrícolas, (CONPA) administrado por la Subsecretaria de Comercialización.  Sin este certificado no se puede movilizar por carretera  ningún producto,  ni arroz  pilado,  ni en cáscara.

¿La UNA, a cuánto está comprando el Arroz?

Estamos recibiendo actualmente arroz en cáscara en la planta de Daule y Babahoyo al precio mínimo de 35,50 la saca de 200 libras, 20%  humedad  y 5% impurezas.

Y para el arroz pilado hemos hecho tres segmentos de clientes,  piladores que tienen accionistas o cuyos dueños son asociaciones de productores, a ellos hemos dado prioridad para este cupo. También  está el grupo de piladores independientes  y los agremiados que pertenecen a Corcom les estamos dando un cupo  haciendo la transformación para que nos  puedan vender este  arroz  pilado a $ 34 el grado 1 y 33,50 el grado dos, con ese precio la piladora mantiene un margen  por el costo del servicio y puede seguir comprando a 35,50 el arroz en cáscara.

¿Qué pasará  luego con todo este arroz comprado? Habrá cupo de almacenamiento  para la próxima cosecha?

Este arroz es almacenado como reserva estratégica,  arroz en cáscara en la Costa y pilado en la Sierra.

Si vamos a tener almacenamiento para el arroz en cáscara, esperamos que este problema coyuntural con el pilado no se presente más. Es evidente que va a haber bastante arroz en cáscara.

Tenemos capacidad de almacenamiento de arroz en cáscara para más de 20.000 ton  y contamos con silos bolsa con capacidad mayor de esa.  En silos bolsas solo necesitamos tener terreno y tenemos una capacidad de hasta 100.000 ton en bolsas pero la producción del país no es de esa cantidad, ni pilado,  ni en cáscara  en esta temporada, pero creemos  que a mediados de febrero habremos salido de cosecha final de verano del 2016 y lo que queda es la siembra de invierno.

La reserva estratégica del país  es  de 40.000 ton  de arroz pilado que equivale a 60.000 ton de arroz en cáscara, ya  hemos comprado cerca de 100.000 quintales equivalente más o menos  4,500 ton de arroz pilado lo que no representa más del 12% así que tenemos cupo  aunque llegue cosecha abundante.  El consumo estimado  del país es de  50.000 ton mes, la producción total del país es de 600.000 ton  de arroz en cáscara durante las épocas de producción normal, pero este excedente es temporal se reabsorbe de nuevo en el mercado.

¿Con la intervención de ustedes en cuánto tiempo se normalizarán los precios del arroz?

Según La Corporación de Industriales arroceros, Corcom  se cree que hasta  mediados  de febrero  se  termine la sensación de que hay excedentes momentáneos  y  de que hay contrabando y como la UNA también está comprando, todo volverá al ciclo normal.

¿Qué proyecto hay  para que cambie este proceso que es igual todos los años?

Cada año es diferente y no hay una receta única porque en una cadena hay muchos  actores y cuando algún actor cambia, se desestabiliza.

Lo que sí tenemos claro es cuales son las  herramientas para poderlo afrontar, en este caso retirar excedentes de mercado para obligar que el precio suba, no funciona colocar un precio y obligar a pagar porque aumentamos el problema, pero ha funcionado retirar los excedentes del mercado.

Hay que controlar fronteras,  pero  mientras exista diferencia de precios siempre habrá contrabando aunque se  controle.

Lo que los agricultores tienen que hacer es ser más eficientes y así lograr mejores precios y poder comercializar mejor, para poder competir con los vecinos.

Debemos lograr más productividad a menor costo para aprovechar las oportunidades de exportación.

El reto es ver como se reducen costos y lograr más productividad.

¿Con qué presupuesto cuenta  la UNA para esta cosecha?

Tenemos previsto  comprar 40.000 ton de arroz  en cáscara y hasta 100.000 ton de maíz, es lo previsto, si es necesario buscar más veremos cómo hacerlo.

Más o menos son  40 millones de dólares.

¿Cuándo se conocerán los nuevos precios de arroz y maíz?

La subsecretaria de comercialización  fijará los precios dos meses antes de que inicie la cosecha, en marzo se convocará a consejo consultivo y ahí se podrá saber según los costos de producción de los agricultores.

¿Qué posibilidades hay de exportación?

Hemos hecho una gestión que inicia desde la Subsecretaria de Comercialización del Magap con reuniones previas a las reunión del Presidente Rafael Correa y el Presidente Juan Manuel Santos  para  tratar algunos temas de las relaciones  bilaterales con Colombia, como una continuación   a la reunión que hubo hace dos años en Río Verde.

Uno de los puntos que Colombia  no ha concretado de manera formal es la apertura completa y  total  para la exportación de arroz ecuatoriano,  aduciendo algunos motivos entre ellos como que Ecuador puede ayudar a controlar el contrabando hacia allá, que los cupos que se liberen y se abran  para que Colombia  pueda  importar libremente arroz ecuatoriano, que lo necesita, porque sigue siendo deficitario en esto, sea bajo un ambiente de control  formal  y que  no afecte el tema comercial  de  ese país, al igual que Ecuador no quiere que el tema comercial con Perú lo afecte.  Nosotros hemos propuesto  que todas las exportaciones de arroz pilado sean a través de la UNA. Que sean por frontera,  vía terrestre para que de esta manera  exista un solo exportador  y que el control sea total, asegurándole al Estado colombiano que no habrá  contrabando ni triangulación de arroz.  Hemos pedido un primer cupo  de 20.000 ton que esperamos que el gobierno colombiano lo ratifique.  Se han realizado  conversaciones entre los ministros, cancilleres  y el presidente anuncia que él seguirá  insistiendo en el tema.

Con esto  se  podrá refrescar las  reservas estratégicas  de arroz que el país tiene y que la UNA  administra y se logrará  que al  haber salido de arroz baje  el nivel de especulación. Esperamos tener muy pronto respuesta y  hacer  una alianza público privada  para que  las piladoras continúen trabajando con nosotros para pilar y preparar los embarques.  La UNA  no lo hará sola,  pero si controlará  todo el proceso porque  nosotros seremos los exportadores.  Habrá varios proveedores de servicio, no nos interesa reemplazar al sector. Así dinamizaremos  la actividad y esperamos aperturar nuevamente las relaciones con Colombia.

La aspiración es poder exportar  80.000 tn

Autora: Lcda. Marlene Bernal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here