Disponer de agua permanente para el riego de sus cultivos, es motivo de satisfacción para Francisco Garcés, agricultor de la comunidad Fray Mariano Benítez, del cantón Pelileo, provincia de Tungurahua.

Francisco es uno de los 102 beneficiados con la construcción de microreservorios para almacenar el agua lluvia, por parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), a través del Proyecto del Buen Vivir Rural.

“Sufríamos bastante por la falta de agua de riego. Gracias a estos beneficios que nos dio el MAGAP, estamos mejor. Nos dieron los reservorios, riego tecnificado, bombas para bombear el agua. Ahora, salimos a las tomas, esperamos el turno del agua y regamos a la hora que queramos, ya sea por aspersión o por goteo. Con la tecnificación estamos muy bien”, recalcó.

El Proyecto del Buen Vivir Rural se financia con recursos económicos del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y del Gobierno de España.

Para la implementación de los 102 microreservorios se invirtieron 299.697,72 dólares. El proyecto también permitió el levantamiento de invernaderos multi productivos, lo que ha ayudado que la producción en la zona mejore.

El proyecto contempla la excavación, construcción de los microreservorios, perfilado de paredes, cubierta con geomembrana, tubos de salida y válvulas. Tienen una capacidad de volumen entre 100 a 110 metros cúbicos.

Jenny Tobar, técnica de la Estrategia Hombro a Hombro, destacó el compromiso demostrado por los agricultores de la parroquia Benítez.

“Los productores han visto muy rentable el Proyecto del Buen Vivir Rural; ahora con la tecnificación del riego aprovechan de mejor manera su tiempo. Como actividad complementaria en los microreservorios también crían especies como tilapia, truchas y carpas para su consumo”, dijo.

Segundo Garcés, de la Asociación Agro Benítez, explicó que no necesitan de mucho tiempo para regar sus plantas. Ahora les toma entre cinco o 30 minutos, dependiendo del tipo de producto que esté sembrado.

“Tener estos sistemas tecnificados nos ha permitido experimentar y sembrar productos que antes no podíamos por no tener agua permanente”, dijo Garcés.

Los sistemas de almacenamiento – microreservorios – permiten tener mayor control en la administración del agua para riego en una unidad productiva, disminuyen la dependencia de los productores agrícolas en cuanto a la disponibilidad del agua en un período determinado de tiempo, y permiten alargar los períodos de disponibilidad del recurso hídrico, sobre todo, en aquellas zonas donde el agua es escasa.

Fuente: Magap | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here