El Día Mundial del Agua se conmemora hoy. La fecha fue instaurada por la Asamblea General de las Naciones Unidas como un medida para llamar la atención y generar conciencia entre la población sobre el cuidado del líquido vital.

A nivel local, la Empresa Municipal de Telecomunicaciones, Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (ETAPA EP), trabaja en la gestión integral del agua, que va desde el cuidado de los páramos hasta el tratamiento en las plantas residuales. Paúl Vintimilla, subgerente de Gestión Ambiental de ETAPA EP, destacó el trabajo que se cumple en cada uno de los procesos por los que pasa el agua para ser apta para el consumo humano y luego retornar a las fuentes hídricas.

A fin de garantizar la atención a la ciudadanía hasta el año 2050, ETAPA EP tiene previsto concluir la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Guangarcucho.

Los estudios sobre este sistema -que será el segundo del cantón- están listos y estará operativa para noviembre del 2018 con una inversión de 55 millones de dólares.

Agustín Rengel, administrador del proyecto, comentó que está planta tendrá una tecnología distinta a la de Ucubamba que es la que actualmente funciona con una capacidad de 1.800 litros por segundo y cuyo funcionamiento sin inconvenientes está garantizado por dos años más.

La nueva planta se construirá en un área de siete hectáreas y tratará los excedentes de Ucubamba y aquellos que se generen desde ese sector hasta Guangarcucho, su capacidad es para atender a 500.000 personas.

Proceso

El proceso de tratamiento de aguas residuales incluye varias etapas, desde el ingreso de agua cruda, tratamiento preliminar para remover sólidos de gran tamaño, estación de bombeo, sedimentación primaria, tratamiento biológico del tipo de lodos activados convencionales, sedimentación secundaria y desinfección.

El funcionario explicó que luego de todo este proceso, una parte del agua será descargada al río Cuenca, mientras que otra se utilizará para la limpieza de las unidades y el sistema de espacios verdes de la planta. Posterior a ello se continúa con el proceso de tratamiento de la línea de lodos.

Rengel explicó que de no cumplir con el tratamiento de aguas residuales se contaminaría el río y se cambiaría las condiciones de toda la biósfera, además se eliminarían otros usos que este líquido puede tener, entre ellos, el riego.

 

Fuente: El Mercurio | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here