Pequeños y medianos productores de ganado bovino de Cotopaxi, Chimborazo, Tungurahua y Pastaza, se benefician del Programa de Mejoramiento Genético de Bovinos, iniciado en 2013. Las cuatro provincias pertenecen a la Coordinación Zonal 3, del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP).

El programa busca aumentar la producción de leche y carne en cada animal, y proporcionar al campesino los conocimientos suficientes para un adecuado manejo del hato.

Para Carlos Chico, morador de la comunidad San Benigno Vela, de la provincia de Tungurahua, “la asistencia técnica ha sido buena”. Chico aseguró que sus vacas nacidas producto de la inseminación producen 15 litros diarios de leche; es decir, cuatro más que las otras reses.

Rodrigo Proaño, líder zonal del Proyecto Nacional de Ganadería Sostenible, explicó que una cría nacida por inseminación artificial puede rendir mayor cantidad de leche, frente a la concepción de un toro mestizo, siempre que cuente con una buena alimentación) y manejo adecuado: control sanitario, infraestructura idónea.

En tanto, Mélida Catagña, oriunda de San Pedro de Llucud, en Chimborazo, recibió con alegría a su primer ternero, producto de la inseminación artificial. “Hemos aprendido técnicas de ensilaje para las vacas, a desparasitar y cultivar mejor el pasto para los animales”, dijo.

Martín Hidalgo, veterinario de Cotopaxi, explicó que la inseminación artificial es una técnica que consiste en colocar en el útero de las vacas, semen de alta calidad genética, para conseguir a mediano plazo, mejoramiento genético con el nacimiento de animales de alta productividad.

En 2016, en la Zona 3 el MAGAP inseminó a 9.797 bovinos. En ese mismo año se reportó el nacimiento de 2.903 crías, fruto de la inseminación realizada en 2015.

Además de rendimiento de leche y carne, el ganado producto de la inseminación tiene mayor vigorosidad, longevidad y fortaleza.

Beatriz Chugñay, beneficiaria de la comunidad de Llucud Bajo, en Chimborazo, notó que “gracias a la inseminación aumentó la producción de leche, y como consecuencia la de queso”. Ahora comercializa más en todo el cantón Chambo.

Marlene Espín, otra beneficiaria, de la comunidad San Luis en Tungurahua, contó que el año pasado, una de sus vacas inseminadas, concursó en la feria ganadera realizada en su provincia, donde obtuvo el segundo puesto.

“Fue un honor participar, gracias a las capacitaciones que recibimos de parte de los técnicos del MAGAP, para mantener el buen estado de los animales y sobre todo el ahorro que representa inseminar a las vacas”, dijo Espín.

Mientras Marcelo Flores, morador de la parroquia Juan Montalvo, en Cotopaxi, aseguró que aprendió “a cuidar el ganado, a generar mayor producción en la carne, gracias a las labores de los técnicos del Magap. Saco 20 litros de leche diario de mis dos vacas inseminadas (crías nacidas bajo ese sistema)”.

La inseminación artificial es gratuita y forma parte del Programa de Ganadería Sostenible, dentro del cual está el plan de Mejoramiento Genético de Bovinos.

Fuente: Magap | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here