Aumentar la producción de hortalizas, papa, maíz, fréjol, haba, entre otros granos, además de los que se producen bajo invernadero como los babacos, es el principal beneficio que tienen los productores de la comunidad San Luis de Ichisí, cantón Pedro Moncayo, provincia de Pichincha, gracias a un reservorio.La obra fue construida por el Gobierno Nacional, a través de los ministerios de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), y de Ambiente (MAE), mediante el proyecto “Fortalecimiento de la resiliencia de las comunidades ante los efectos adversos del cambio climático con énfasis en seguridad alimentaria en la cuenca del Río Jubones y Provincia de Pichincha” (FORECCSA).

Carlos Alfonso Ponchi, presidente de la comunidad San Luis de Ichisí, señaló que el reservorio es de 100 metros de largo por 50 metros de ancho, con 8 metros de profundidad, que sirve para cubrir las necesidades de agua de la comunidad.

La capacidad del reservorio es de 50 mil metros cúbicos de almacenamiento de agua para 280 hectáreas.

Rafael Cacuango, síndico de la comunidad de San Luis de Ichisí, señaló que la obra permitirá aumentar la producción, porque con el agua almacenada se asegura la distribución del agua, sobre todo en época de verano.

María Andrango, representante de las productoras de la Feria comunitaria de San Luis de Ichisí, aplaudió la implementación del reservorio porque garantizará el incremento de la producción agrícola.

“Ya no vamos a perder en épocas de sequía. Ahora podemos garantizar nuestra producción todos los meses del año. No como antes que esperábamos las épocas de lluvia para poder cultivar”, dijo.

Indicó que de esa manera asegurarán el consumo familiar y los excedentes serán comercializados en ferias y mercados locales y de Pichincha. Como proyecto a largo plazo solicitan a las autoridades capacitaciones para elaborar productos con valor agregado, aprovechando la producción de frutas.

“Para competir en el mercado tengo moras que podemos transformarlas en mermelada, algo que a la gente le gusta. También hemos aprendido a hacer helados de zambo, zapallo, taxo, uvilla y mora, con nuestros propios productos que lo comercializamos en la parroquia”, dijo.

María Dolores Quimbiamba, guardiana del agua de la comunidad San Luis de Ichisí, cuida las vertientes para garantizar la distribución del agua para beneficio de la comunidad.

“Por medio de préstamos adquirimos bombas de luz que ayudan a bombear el agua”, dijo al agregar que complementa su trabajo con otras actividades agropecuarias, como un criadero de truchas que las distribuye en los mercados.

Oswaldo Tabango, de la comunidad Cariacu, indicó que otros reservorios implementados por gestión del Gobierno Nacional son los de Guantoguajan y de Curiloma, ubicados en el cantón Cayambe.

“Alrededor de 150 familias se benefician con la cobertura de agua para sus cultivos. Nuestra producción mejoró con esta obra”, dijo al precisar que FORECCSA ayudó con 108 mil dólares y la contraparte fue co-gestión y la mano de obra de los beneficiarios directos.

Sostuvo que anteriormente, en estos sectores, el riego llegaba cada 16 días en época de verano, perjudicando la producción agrícola en las parcelas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here