El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este lunes la nueva versión de su polémico decreto migratorio, que seguirá prohibiendo la entrada de refugiados al país y detendrá la emisión de visados a los ciudadanos de Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán, todos ellos países de mayoría musulmana.
Este nuevo decreto entrará en vigor el 16 de marzo y sustituirá al veto emitido el pasado 27 de enero y bloqueado por una decisión judicial.
La versión previa del decreto impedía temporalmente el ingreso a ciudadanos de 7 países de mayoría musulmana. La nueva orden ejecutiva retira a Irak de esta lista.
Según el Gobierno de Trump, el Ejecutivo iraquí se ha comprometido a colaborar en la investigación de sus ciudadanos, así como mejorar los estándares de documentación con los que viajan los iraquíes a EE.UU., y a ejecutar en el «tiempo oportuno» los procesos de repatriación de sus nacionales con órdenes de deportación en Estados Unidos.
El nuevo decreto prohíbe la entrada al país durante 120 días de los refugiados de todo el mundo, con el fin de reforzar los procedimientos de seguridad y asegurarse de que las personas que piden asilo no suponen una amenaza para la seguridad de los estadounidenses.
La anterior orden prohibía de manera indefinida la entrada de refugiados sirios a Estados Unidos, pero esta vez el Gobierno no los menciona de manera específica.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here