Abonos orgánicos está comercializando la Empresa Pública Municipal de Servicio de Rastro y Plazas de Ganado “Emurplag”, una vez que ha cumplido las diferentes fases de instalación de su planta procesadora.
Hace unos años, en su primera administración, el alcalde Marcelo Cabrera impulsó la construcción de la planta de compostaje, con el propósito de tratar los residuos sólidos, esto con la finalidad de que exista en Cuenca un correcto manejo de los desechos de los animales, que son faenados en la Emurplag, es así que en la actualidad se realiza un procesamiento integral que incluye la carne, vísceras, cuero y excremento.
En la planta de compostaje que fue construida en el año 2006, se procesan los excrementos de ganado vacuno y de los porcinos, así lo explicó Esteban Moscoso, funcionario de Emurplag.
Según Moscoso, la producción de abono se caracteriza por tener parámetros de calidad, que han hecho que cuenten con la certificación internacional de Alemania.
Los abonos que se producen en la empresa municipal son de dos tipos, el primero es producto del procesamiento del excremento mezclado, con maleza; un segundo insumo es el biol, líquido que se consigue utilizando como materia prima, la sangre de los animales sacrificados.
El funcionario explicó que estos abonos son ricos en fósforo, potasio, calcio, hierro, lo que permite que el producto sea apto para plantaciones de banano, hortalizas, pastos, frutales, fréjol y otros. El producto se comercializa en sacos de 45 kilogramos, a un costo de 4 dólares el saco y la caneca de 20 litros de biol, a un valor de 6 dólares.

 

 

Fuente: El Mercurio | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here