Con gran habilidad toma el machete y pela cuidadosamente la tagua. Saca toda la cáscara negra con puntas y deja una especie de astillas del color y sabor del mamey. “¡Es muy delicioso!”, comenta Raquel León, una de las 50 comerciantes que llegan todos los días a ofrecer las frutas exóticas que les provee la Nunky o “Diosa de la Huerta”.

La fruta que toma entre sus manos es la tagua, que es muy consumida por el pueblo Shuar en Morona Santiago. “Aquí solo utilizan la comida, las pepas las botan. Muchos nativos, en los pueblos la utilizan para curar la anemia”, explica Georgina Tapia, nativa de la comunidad.

Otra de las frutas que solo se consumen en la Amazonía es la uva de monte, cuyo árbol es muy grande y frondoso, asegura Tapia, oriunda del cantón Sucúa de la provincia de Morona Santiago. Su sabor es dulce parecido a la uva de los viñedos.

“Todos estos frutos son exóticos y solo se consiguen en la selva”, expresa Raquel León.

En el mercado central de Sucúa se puede conseguir cada tagua a 0,25 centavos y la uva de monte a un dólar cada racimo. La tagua es un producto que se consume de manera permanente, mientras la uva solo de enero a marzo.

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here