La oferta de ajo producido en California atraviesa un periodo de escasez. «En 2015, el cultivo de ajo de California tuvo un rendimiento mucho menor de lo anticipado», recuerda Ken Christopher, de Christopher Ranch, con sede en Gilroy, California, y apunta que, seguramente, fuera resultado de un invierno mucho más cálido de lo habitual antes de la cosecha. Mala suerte, pues el ajo de California necesita inviernos fríos, y primaveras y veranos cálidos. «Por tanto, dada la calidad pobre y los bajos volúmenes, vendimos la cosecha de 2015 antes de lo previsto y tuvimos que compensarlo con los niveles récord de exportaciones para muchos clientes, cosa que elevó el precio del producto importado», añade Christopher.

Todo ello ha provocado que la demanda de la cosecha 2016 de ajo de California sea alta. «Esa mayor demanda se ha mantenido constante» apunta Christopher. «La escasa producción de ajo en California en 2015, sumada al consiguiente alto precio de las importaciones, ha conducido a una situación en que la demanda de ajo de California sigue superando a la oferta».

Otras zonas afectadas

Además, según explica Patsy Ross, de Christopher Ranch, también se ha visto afectada la producción de simientes de la empresa. «Como hay que plantar un diente de ajo para obtener un bulbo, estas condiciones meteorológicas también han afectado a nuestra producción de ‘simientes’, porque siempre cultivamos nuestro ajo para siembra el año antes de que haya que plantarlo», relata.

Mientras, los precios del ajo han subido con respecto al año pasado. «El precio medio del ajo ha subido hasta un 5 por ciento desde el año pasado», continúa Christopher. «Tiene mucho que ver con tener que repercutir parte de los altos costes de la cosecha y la producción por la geografía que tenemos en la costa central de California. Es caro estar en el negocio en esta zona».

¿Se prefiere el ajo nacional?
No obstante, Christopher aclara que el precio del ajo importado ha subido más deprisa que el del californiano. «Las importaciones se consideran un verdadero lujo con precios impredecibles. Y este año, el ajo chino a menudo ha sido más caro que el californiano», dice. «El mercado de la importación ha sido un tanto inestable y nosotros preferimos centrarnos en ofrecer envíos estables y precios predecibles con el ajo de California». En total, las importaciones de ajo suponen menos de un 5 por ciento de todo el negocio de Christopher Ranch, lo cual es de ayuda, puesto que Christopher ha visto aumentar la demanda del ajo de California, en particular ecológico. «Tanto los clientes de Estados Unidos como los de Canadá piden cada vez más ajo cultivado en Estados Unidos», apunta.

Dicho esto, para 2017, Christopher predice una cosecha normal con calidad y producción sólidas. «Tenemos una buena distribución de calibres, lo cual nos viene muy bien porque cada cliente tiene sus preferencias en cuanto al tamaño de los bulbos», indica Christopher. «Quedamos muy satisfechos con la cosecha de 2016 y estamos deseando tener una buena cosecha 2017 este verano».

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here