Últimamente se ha producido cierta confusión en el sector marítimo. Según se informa, las exportaciones en el noroeste de Europa continúan sufriendo retrasos debido a problemas de capacidad en los buques. Los expertos apuntan a la quiebra de Hanjin el año pasado y a la reestructuración de las alianzas de las navieras como causa de los problemas. Mientras, los exportadores marítimos hacen frente a los contratiempos.
Los retrasos más largos se han producido en las rutas hacia Medio Oriente y Asia y pueden prolongarse hasta seis semanas. Entre otros, los productores de patatas fritas se han visto afectados por los retrasos. El gerente de exportación de Agristo, Jon Heylen, se pregunta en la página web holandesa Boerenbusiness quién correrá con los costes adicionales que acarrearán estos retrasos.
Los retrasos lleva aparejado el aumento de los precios en los envíos de contenedores. El mes pasado, el periódico holandés Financieel Dagblad informaba de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos iba a iniciar una investigación de las grandes navieras. Existen sospechas de haberse producido acuerdos ilegales de precios. Las navieras suelen trabajar unidas en alianzas. «Las alianzas permiten a las navieras de contenedores optimizar sus redes y beneficiarse de las economías de escala», explica Marko Mihajic, de Maersk Line. «Esto posibilita, potencialmente, a un solo miembro de la alianza comercializar servicios competitivos que resulten atractivos a los clientes: más puertos y servicios directos, una mejor cobertura y una mayor frecuencia».
Sin embargo, la estructura de las alianzas acaba de cambiar. De cuatro alianzas, tan solo han sobrevivido tres: 2M, THE Alliance y Ocean Alliance. Estas alianzas han anunciado nuevos horarios que han comenzado este mes. Sorprendentemente, se produjo un incremento del precio de los contenedores en rutas entre Europa y Asia. Las navieras del año pasado hicieron frente al exceso de capacidad y a precios extremadamente bajos. Maersk señala los cambios que se han producido en el mercado. «La industria está atravesando una época de cambios. Hemos sido testigos de una reciente consolidación y cambios en las alianzas. Aunque, en general, las alianzas benefician el cliente, la formación de una nueva alianza resulta perjudicial para este en el corto plazo. Cuando una naviera se traslada de una alianza a otra, ambas deben rehacer sus redes. Habrá periodos más cortos y más largos de cambios frecuentes en los servicios y en la capacidad ofrecida, así como fluctuaciones en la fiabilidad».
«2M lleva más de dos años estable y es la única alianza que no ha atravesado grandes cambios en 2017″. Además, la naviera subraya que pondrá énfasis en hallar un equilibrio entre la oferta y la demanda». Se trata de un requisito para seguir siendo líderes en costes y poder ofrecer y desarrollar servicios competitivos».
Fuente: FreshPlaza|ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here