Al sacar este envase, hemos conseguido destinar este producto a otros públicos”, comenta Arturo Fernández, de Cortijo las Palomas. Se trata de una forma de aprovechar los limones que no encajan con los calibres establecidos en los comercios y suponen un “resto” que debían aprovechar. “Hablamos con comercializadoras de los países nórdicos y nos dijeron que envasándolos individualmente sería más fácil su distribución”, explica Fernández.

Hasta el momento, la aceptación ha sido muy buena. “Aunque este envasado supone un incremento del precio final del 15%, los clientes aprecian la presentación y el cuidado”, comentan desde Cortijo Las Palomas. Aclarar también que es principalmente el limón de calidad extra el que se incluye en estas tarrinas».

Una de las ventajas de esta nueva forma de presentación es que “hemos conseguido abrir nuevos mercados”, indica Fernández. Y es que en un principio, este producto estaba destinado a hostelería y ahora se distribuirá en distintas cadenas de supermercados. “A la larga, no nos supondrá diferencia en ganancias, pero nos abre otras puertas que, cuando se tiene bastante producción, siempre vienen bien”, comenta uno de los gerentes de Cortijo Las Palomas. No obstante, ellos siguen trabajando con la hostelería y manteniendo sus clientes en este sector.

Fuente: FreshPlaza|ElProductor.com

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here