Según el último censo del INNEC (2010), 2 de cada 3 ecuatorianos viven en centros urbanos, en pocas palabras, esto quiere decir que Ecuador dejó de ser un país rural, la causa es que los jóvenes que viven en las áreas rurales ven su futuro en la ciudad, en las escuelas se los adoctrina sobre la superación lejos del campo y poco a poco comienzan a migrar.

Según Mauricio Peña, consultor del Grupo Dialogo Rural (GDR), auspiciado por el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (Rimisp), esto se debe a que la educación rural no recibe una diferenciación de la educación regular y no se motiva la práctica en el campo, además hay escases de incentivos y programas para que los jóvenes rurales no dejen su lugar de origen.

“La educación constituye un factor determinante para este abandono, a partir del estudio que hemos realizado (Bases para una propuesta de reforma de la educación rural) concluimos que es necesario tener una mirada más específica de la educación rural, no se la puede concebir como parte del estándar de la ciudad porque hasta ahora se utilizan los mismos métodos, y estos distraen a los jóvenes de su ambiente natural” explica el consultor Peña.

Otro factor que determina dicho estudio es que niños y jóvenes son distraídos de su realidad con métodos que reproducen un imaginario de carácter urbano y en la investigación se encontró que las carreras que los jóvenes rurales quieren estudiar son absolutamente ajenas a su realidad. Mauricio Peña explica que no hay proyectos productivos ligados a su comunidad y por lo tanto no se le han presentado alternativas para que ellos se arraiguen a su ambiente.

“La verdadera reforma educativa consiste en que la educación rural tenga un tratamiento particular, que los jóvenes tengan una formación vivencial en proyectos prácticos, partiendo del criterio de construir el conocimiento de lo concreto a lo abstracto” señala Peña.

También expresa que la consecuencia de la migración del campo a la ciudad, es que la superficie rural que provee de alimentos, puede ser copada por grandes empresas y los habitantes solo quedarían como manos de obras de esas empresas.

Para Peña, el gobierno nacional debe hacer una restructuración de la educación rural: primero, diferenciarla de la urbana, segundo, que el aprendizaje sea práctico y que los centros educativos tengan protagonismo en la búsqueda de soluciones tecnológicas para alivianar la carga física en el campo, debido a que uno de los principales obstáculos es que la productividad laboral es baja frente al enorme esfuerzo físico.

Dato:

En 2008 la población urbana del mundo superó a la población rural por primera vez en la historia. Se prevé que para 2030, el 60 por ciento de la población mundial vivirá en las ciudades. (FAO,2010)

Fuente: ElProductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí