Jahaira Mora, del local El Langostino, en el Parque del Marisco de Manta, contempla la caña guadúa que adorna el lugar. A ella le inspira este tipo de construcciones que -a su criterio- hacen ver más elegantes y hermosos los locales.
Detalló que esta construcción se comportó bien con el terremoto del 16 de abril de 2016. “No se afectó”. Ismael Calvache, quien a menudo llega al sector, destaca que ve de manera más continua el uso de este material en la ciudad y en otras partes de la Costa.
“En la ciudadela 15 de Abril están haciendo una casa y se ve hermosa, tiene un buen estilo”, detalla el hombre a pocos metros de la orilla de la playa, mientras observa que la caña que hay en el local de Jahaira está entrelazada con pernos.
Sobre el tema del uso de este material se habló esta semana en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manta, dentro de la socialización de la Norma Ecuatoriana de la Construcción (NEC) que permite realizar diseños arquitectónicos y construir infraestructura en este material, de manera legal.
Jenny Arias, funcionaria del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), quien expuso en la jornada, mencionó que en el capítulo de estructura de guadúa se ve el tema de todo lo que debe considerarse tanto con la materia prima, temas previos a la construcción como el sistema constructivo y el cálculo estructural.
Desde enero, cuando fue aprobado el capítulo, a la fecha se han visto construcciones aplicadas a la NEC. El Miduvi ya trabajó con estos parámetros constructivos en La Chorrera (Pedernales).
“Existen otras tipologías dentro de la Subsecretaría de Vivienda que consideran estos sistemas constructivos, muchas ONG y fundaciones también han apostado por el sistema”.
Miguel Camino, rector de la Uleam, destacó las experiencias que han desarrollado los bambuseros de todo el país desde 1992 hasta la fecha cuando empezaron a trabajar este material en las estructuras. “Hemos venido batallando desde hace unos 15 años en que sea aprobada la norma, porque trabajábamos informalmente”. El terremoto puso de moda las estructuras que no se cayeron como en el caso de Tarqui, donde Jahaira tiene el local.
Explicó que el bambú bien trabajado con tecnología, con los pernos, constituye una estructura sismorresistente que ahora sí se puso en vigencia. “A partir de la NEC nos toca a los GAD y a las universidades capacitar con base en la norma, porque dice cómo manejar el recurso, sembrarlo, cosecharlo, comercializarlo, preservarlo”.
Detalló que a los GAD les toca aprobar planos y las instituciones financieras ya tienen la obligación de dar préstamos para construcciones en bambú.
“Para nosotros esto es algo inédito de tremenda alegría”.
Jorge Macías, en su disertación, abordó el tema de requisito de calidad para la materia prima del sistema constructivo con guadúa.
Habló del proceso de preservación que es importante cumplir. “El material de caña guadúa está propenso por ser atacado por la polilla que deteriora la fibra interna y “para evitar eso lo que hacemos es un proceso de preservarlo”.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí