¿Pollo al horno? Muy bien. ¿Con qué lo envolvemos? ¿Papel estañeado? No, mejor con hojas de banano. ¿Es una broma? No, al contrario, es una alternativa seria, económica y ecológica. ¿Pescado a la parrilla? Bien, y lo envolvemos con hoja de banano. ¿Un plato internacional al natural? Bien, y ¿si en lugar de plato metálico usamos una hoja de banano?

Ésta es la propuesta más novedosa lanzada por la empresa AV Productos Ecológicos, Banana Pack, en una envoltura ecológica, biodegradable y aromática que puede suplir a las envolturas de estaño, a los plásticos e incluso a los platos metálicos.

Según cuentan los artífices del proyecto Alicia Valda Ampuero (cuyas iniciales dieron nombre a la empresa) y Álvaro Guzmán Gálvez, la idea surgió cuando se vio que muchas culturas utilizan esta hoja en envolturas, pero en nuestro medio se la desaprovecha.

“Por eso incursionamos en este negocio que consideramos inclusivo y disruptivo”, explica Álvaro. Inclusivo porque se incluye a personas que generalmente están fuera de la línea de producción y disruptivo porque rompe conceptos. ¿Por qué necesariamente tiene que ser papel aluminio para cocinar o plástico para envolver? ¿Por qué no una envoltura natural, biodegradable y hasta vitamínica? Incluso da un sabor distinto al plato. Además, muchas personas que tienen diabetes utilizan la hoja de plátano en su dieta porque regula la sangre en el organismo.

Por ello, según explica Alicia, quien ya antes había presentado a concursos varios proyectos ecológicos que al final le fueron copiados, decidió seguir con este emprendimiento. El proceso comienza con la compra de las hojas de productores de banano de Villa 14 de Septiembre en Chapare.

Una vez llegado a Cochabamba, lo que se hace es seleccionar las hojas, someterlas a hervor al vapor, secarlas, y laminarlas para venderlas embolsadas.

Según los emprendedores, sus primeros clientes han sido propietarios de restaurantes y carnicerías, que son más receptivos a la novedad, justamente porque conocen de sus cualidades.

Además, BananaPack puede tener hasta seis meses de vida, y es resistente a la brasa, al horno, a la sartén o al fuego. También cuenta con el visto bueno del Senasag, aunque no está registrado como alimento porque técnicamente es una envoltura. El precio es de 20 bolivianos la bolsa de 10 hojas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí