Doña María prefirió no comprar, le pareció un abuso y se fue refunfuñando.
Por estos días, comerciantes y compradores de limón se enfrascan en discusiones por el precio de esta ácida fruta, requerida para jugos, ensaladas y ceviches.
Los mismos comerciantes reconocen que llega a precios históricos, ya que nunca habían pagado 65 dólares por un saco.
Ulbio Loor dijo que, sin embargo, los comerciantes lo tienen en sus puestos para servirle al cliente y que así no se les vaya.
Explicó que en un saco vienen 600 unidades, entonces debe vender ocho limones por un dólar, para  que al término del saco le queden 75 dólares. En ocasiones el comprador exige uno o dos limones adicionales, dijo.
Recordó que en el mercado de mayoristas el precio se incrementó hace dos meses, cuando pasó de cinco dólares el saco a diez dólares; luego a 15,20 hasta ahora que llegó a 65 dólares.
Desde allí sale a otros cantones donde se vende a 70 y 75 dólares, indicó.
El campo. Los productores señalan que el precio sube simplemente porque no hay en los árboles.
José Francisco Ponce, del sector Forestal, dijo que ahora no es época de limones y por eso los árboles permanecen solo con flores o frutos pequeños; señaló que los intermediarios se desesperan en busca del producto.
Ayer él recogió un saco que se lo pagaron en 60 dólares. “Un platal” reconoció, pero lamentó que no hubiera más. “Cuando tenía mucho limón me lo pagaban a cuatro dólares”, recordó.
Destacó que el limón es cíclico y por estas fechas es común su carencia, sin embargo señaló que miles de plantas murieron con las inundaciones de este año, además en esta ocasión hay un hongo que está afectando el crecimiento.
En Agrocalidad, uno de los técnicos mencionó que ese hongo es conocido como fumagina y le da una coloración oscura  a la fruta e inhibe su desarrollo.
Mencionó que el frío también incide es la disminución y recordó que en invierno es cuando se da la mayor cantidad de limones en Manabí, por eso calcula que en noviembre se iniciarán las cosechas y el precio baje.
Regaladas. En tanto otros cítricos, como naranja y mandarina, cada vez bajan más de precio. En el mercado un ciento de naranja cuesta seis dólares, mientras que el de mandarina está en cinco dólares.
Estas frutas bajaron, pues hace dos meses estaban en 25 dólares.
Pablo Vélez señaló que hay bastante y llegan de Chone y Flavio Alfaro.
Juan Bosco Zambrano, dueño de finca, manifestó que el precio es muy bajo y que en finca, los intermediarios le pagan a  1,75 dólares el ciento de mandarina y a dos dólares el de naranja.
Mencionó que un jornalero le cobra 20 dólares por recoger 8.000 frutos, por lo que dijo que en ocasiones es más barato dejar que la producción se pierda en los árboles.
Sin embargo explicó que en este año los árboles han cargado tanto que si no cogen los frutos, las ramas se pueden partir.
Dijo que mejor invita a familiares y amigos a la finca para que recojan la fruta y se la lleven.
Se lamentó que no exista una política de comercialización y regulación de precios.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí