El presidente ejecutivo de Sainsbury ha advertido, que los alimentos frescos podrían dejarse podridos en la frontera británica, si los estrictos controles aduaneros para los productos de la UE se ponen en marcha después del Brexit.
En una intervención directa en el debate Brexit, Mike Coupe dijo que cualquier alteración de las cadenas de suministro de alimentos establecidas, actualmente gobernadas por las normas aduaneras de la UE, sería «perjudicial».
El Reino Unido obtiene, aproximadamente, un tercio de su comida de la Unión Europea, la cual es, de lejos, la mayor exportación del Reino Unido, dijo Mike a Press Association.
Si las cadenas de suministro de productos frescos, se introducen en un camión en España y llegan a un centro de distribución en algún lugar de Inglaterra, no habrán pasado por ningún control fronterizo.
Todos los obstáculos tienen dos consecuencias: agregan costes y también afectan negativamente a la frescura del producto. Si se envían productos frescos a una larga distancia, incluso unas pocas horas de retraso pueden tener un impacto material.
Coupe afirmó que las repercusiones de la interrupción de la cadena de suministro no están «plenamente reconocidas» en Westminster. Advirtió que, si llega marzo de 2019 y no se ha encontrado una solución, los retailers y productores de alimentos tomarán esta postura de manera radical.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí