De momento el presente productivo para el ajo en la provincia es desalentador.  Es que en plena cosecha, manchones que denotan podredumbre blanca están expandiéndose sobre los paños de tierra productivos y amenaza con llevarse hasta un 30% del ajo de la provincia.
El cálculo del daño del hongo que también afecta a la cebolla, surge desde los representantes de la Asociación de Ajos, Cebollas y Afines de Mendoza (ASOCAMEN). “El hongo es una de las causa de no tener espalda financiera para realizar todos los métodos, curas preventivas limpieza y rotación de suelos. Si bien calculamos que esta temporada tendremos un 15% más de área cultivada de ajo que la temporada anterior, tenemos más de 17 mil hectáreas cuando el año pasado contábamos con 16 mil hectáreas, también tendremos un gran daño por este hongo. Calculamos un 30% de las hectáreas están dañadas con podredumbre blanca. Y está extendida en los oasis norte, en el Este y también en el sur provincial”, señaló Guillermo San Martín gerente de Asocamen.
En su nombre científico la  pudrición blanca o apolvamiento, es causada por el hongo Sclerotium cepivorum, es una enfermedad que se manifiesta 20 días antes de la cosecha, afecta a los ajos y cebollas dejándolos muertos, pero sus consecuencias se extienden hasta el suelo infectándolo y dejando su presencia activa para los ajos y cebollas de la próxima temporada.
“Es una enfermedad que tiene su origen en las semillas, es por ello que se debería tener un control de ellas a través de semilleros libre de virus. Los proveedores que hay son pequeños y no alcanzan para abastecer la demanda del mercado. Por lo general utilizamos nuestras propias semillas, pero hay ciertos productores que multiplican con irresponsabilidad en cuanto al origen y sanidad de las semillas que uno planta y de esta forma queda infectado el suelo. El problema es que el hongo queda en forma activa por años”, explicó el productor de ajo Daniel Espósito.
Por lo pronto los hombres del sector se esperanza con la próxima puesta en marca de la ley  del Fondo de Integración de Desarrollo del Ajo -FIDA-, el cual estará conformado por los porcentajes de aportes que realicen los exportadores por cada caja de exportación. Con el flujo de dinero pretenden realizar investigaciones con respecto a como se comporta el hongo y sobre todo cuáles son las mejores técnicas para prevenirlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here