Investigadores europeos han planteado la idea de desarrollar barnices alternativos de base biológica a partir de residuos de tomate, destinado a la industria de alimentos en conservas. El proyecto, de nombre Biocopac tiene como objetivo principal el desarrollo de una capa de base biológica a partir de desechos provenientes del procesamiento de tomate que se destinan a envases metálicos.

El proyecto está liderado por la Stazione Sperimentale per l’Industria delle Conserve Alimentari (SSICA) en Italia. El grupo está creando un barniz de base biológica considerado como termoestable. Angela Montanari, Coordinadora del proyecto en el SSICA, señaló que el equipo inició el análisis, además de la caracterización de los residuos de tomate y que a su vez, desarrollará un método de extracción de la optimización de la bio-resina, un material repelente al agua, similar a la cera y que se encuentra en las paredes de diversas células de la planta. Biocopac está seguro que su envase mejorará la calidad de los envases metálicos y disminuirá el uso del plástico para envasar alimentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here