La implementación del programa económico generará ingresos estimados por $ 1.900 millones, explicó ayer el ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, durante un conversatorio para explicar las medidas anunciadas por el presidente Lenín Moreno, la noche del miércoles.
De esa cantidad se deben descontar $ 300 millones correspondientes al sacrificio fiscal por los incentivos tributarios creados principalmente para estimular el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas. El programa tiene como objetivo generar 16.000 plazas de empleo al año.
De la Torre inició su exposición señalando que “tenemos una economía difícil” y una deuda pública “en niveles que no son adecuados”.
Al igual que Moreno, el Ministro reiteró que el plan no constituye un ‘paquetazo’, porque no se tocaron los precios de los combustibles, suministro de energía, ni tampoco el impuesto al valor agregado (IVA).
Informó, además, que la próxima semana el Ejecutivo enviará a la Asamblea Nacional un proyecto de ley que contendrá todas las reformas tributarias.
Las reacciones son diversas entorno al programa. Richard Martínez, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), reconoció que no es un paquete de medidas que afecte a los más pobres; sin embargo observó que así como existen puntos favorables para ciertos sectores, también hay elementos “preocupantes”.
Por el lado positivo señaló al menos seis aspectos como la eliminación del pago del anticipo del impuesto a la renta para las empresas con ganancias de hasta $ 300.000, las devoluciones tributarias para los exportadores, nuevas modalidades contractuales y, sobre todo, el compromiso de las autoridades de no crear nuevos impuestos o aumentar los vigentes.
Del otro lado anotó, entre otras cosas, que los aranceles que se piensan aumentar a 375 partidas “son una restricción comercial” similar a las salvaguardias. A su criterio esto podría dar paso a que el contrabando prospere.
Aunque existen diferencias en ciertos aspectos, Martínez aclaró que “el diálogo con el Gobierno se mantiene”.
Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, calificó el anuncio del Mandatario como “medidas donde hay mucho hueso y poca carne”. Que se trata de un plan parecido al que se dio en los tres últimos años del gobierno anterior y que, a su juicio, no funcionaron.
Arosemena está de acuerdo con que se haya creado un beneficio para los microempresarios, pero cree que debe ser aplicado para todos. Con respecto al aumento de 3% al impuesto a la renta para sociedades dijo que son equivalentes a más de $ 200 millones anuales de inversiones productivas.
Christian Cisneros, directivo de la Cámara de la Pequeña Industria de Pichincha (Capeipi), expresó en una entrevista radial que se muestra un “apoyo a la industria nacional” y a las Mipymes que representan el 95% del tejido empresarial, incluida la economía popular y solidaria. El levantamiento del pago del anticipo ayudará a dinamizar sus procesos productivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here