Dedicarse a la producción de tunas se convirtió en un estilo de vida para Mambrey Robalino, agricultor del sector de Andinato, cantón Cevallos, que, desde hace 10 años, cultiva esta planta que produce una fruta comestible con características medicinales.

Robalino, hace una remembranza de años atrás, en que se dedicaba a cultivar otras frutas como manzanas, claudias y duraznos, pero por varios factores – uno de ellos la sobreproducción – optó por buscar otra alternativa que permita sustentar a su familia.

“La tuna es una planta que aparentemente da miedo por el espino, pero es una planta medicinal, que debemos consumirla”, aseveró Bolívar.

Son 10 años dedicados a la producción, pero apenas 6 años que inició la cosecha. La jornada de trabajo inicia a la 6 de la mañana hasta las 10, porque en estas horas no hay mucho sol, no hay viento y aún no desarrolla por completo el espino de la tuna.

En Ecuador se cultivan cuatro variedades de tuna: la tuna amarilla sin espina, la amarilla con espina, la blanca y la silvestre, principalmente en las provincias de Imbabura, Loja, Santa Elena y Tungurahua, con una extensión aproximada de 180 hectáreas.

 Para su cosecha se deben guardar algunos cuidados de protección, se debe usar un traje de látex, guantes y gafas para los ojos.

Es una planta que necesita gran cantidad de abono, para lo cual recibió la asesoría de los técnicos del MAG para aprender las diferentes alternativas para elaborar abonos orgánicos y así aprovechar los recursos que generan sus animales.

“En tiempo de cosecha, desde enero hasta mayo, recogemos  alrededor de 300 cajas semanales y de ahí baja la producción. Para estos últimos meses se cosechan algo más de 30 cajas, aquí todo el año hay tunas”, enfatizó.

Cada caja tiene 50 libras de este fruto y Robalino lo comercializa en el Mercado Mayorista de Ambato, a 25 dólares cada caja de tunas gruesas o de primera categoría, hasta llegar a la de sexta categoría o rechazo que se vende hasta en 10 dólares.

En el cantón Cevallos el cultivo que se ha ido incrementando debido a su rentabilidad y menor requerimiento de labores agrícolas que el resto de frutales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here