La Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Emapao EP) realizó un recorrido para constatar los avances del proyecto de mejoramiento y rehabilitación de las plantas de aguas residuales que descargan a la cuenca del lago San Pablo, mediante la limpieza y desincrustación de las unidades de filtración.

En esta observación participaron los técnicos de la empresa contratada para esta labor, Brontho, quienes dieron la explicación al respecto.

La planta de aguas residuales que se visitó fue la número ocho, que se encuentra ubicada en la parroquia Eugenio Espejo.

Recorrido

“La Empresa de Agua Potable, conjuntamente con el GAD Municipal de Otavalo, ha firmado un contrato con Brontho, por la cantidad de alrededor de 151.760 dólares, para hacer la limpieza de las plantas de tratamiento de aguas residuales. Con esto la municipalidad quiere dar un mejor servicio a la ciudadanía y garantizando que se mantenga en el tiempo”, dijo Marcelo Mosquera, gerente de la Emapao EP.

Esta obra tiene un plazo de 60 días. Al momento tiene un avance del 40%  y dio inicio hace unos 20 días, con un trabajo en plena ejecución.
CIFRA14
plantas de tratamiento existen alrededor de la cuenca del lago San Pablo.
“Este es un contrato abierto que se ha hecho mediante el Portal de Compras Públicas y para ello se escogió a la mejor empresa. Nosotros tenemos un equipo para hacer el mantenimiento de estas plantas, lo hacemos cada mes, pero se ha contratado a esta empresa para que realice estos trabajos con equipos y materiales especializados”, señaló Mosquera.

Marcelo Salazar, gerente técnico de la empresa contratada, dio una explicación sobre los trabajos que se realizan en estas plantas: “nosotros lo que hacemos es a través de las cajas de ingreso de las aguas residuales, las mismas que pasan a unos sedimentadores en donde se deposita toda la carga orgánica para luego ir a un proceso de filtración y posteriormente ingresan a las cajas de descarga para llegar a los humedales”.
DATO
La empresa contratada trabaja con 10 personas capacitadas y cuatro técnicos especializados en la materia.
Según el técnico, para hacer este tipo de trabajos deben realizarse varias actividades, como son toma de caudales antes del ingreso a la planta y después de la salida de los filtros.

“Para esto se toman los análisis físicos, químicos y de oxígeno, con lo que se comprueba que las aguas que se van a descargar al lago San Pablo estén dentro de los límites recomendables por sugerencia de laboratorios acreditados escogidos por la misma Emapao EP”, indicó.

Por su parte Mónica Salazar, quien coordina la parte técnica, mencionó que estas plantas tienen de seis a siete años de haber sido construidas.

“Es un tiempo muy prudente para realizar estos trabajos, porque al momento de filtrar se va aculando tanto orgánico como bacterias, y si no se hace una limpieza rápida se acumulan y la filtración empieza a ser deficiente”, informó Salazar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here