En Ecuador existe un alto nivel de emprendimientos tempranos, así lo afirma el Global Entrepreneurship Global Monitor, uno de los proyectos de investigación más importantes a escala mundial sobre emprendimiento.

En el 2016, el índice de Actividad Emprendedora Temprana (TEA) para Ecuador fue de 31,8%, esto es 2,2 veces mayor que las economías de eficiencia. Una ligera disminución frente a 2015 cuando se ubicó en 33,6%.

Ecuador sigue siendo el país con la actividad emprendedora temprana más alta en la región y el segundo entre 66 países participantes de Europa, Asia, América Latina y África.

El país andino lidera la actividad emprendedora en la región con 31,8%, seguida de Colombia con 27,3%, Perú 25,1%, y 24,1% Chile.

En el 2016, el 22,4% de la población adulta fue emprendedor naciente o poseía un negocio que no superaba los 4 años y el 11% fue emprendedor nuevo; mientras que el 14,2% de la población adulta tenía un negocio que operaba por más de 4 años.

El director del observatorio de la Pyme de la Universidad Andina, Wilson Araque, indicó que los emprendimientos son altamente generadores de fuentes de trabajo en las micro, pequeñas y medianas empresas y que cerca del 65% del empleo en el país, es generado por este tipo de empresas.

Sin embargo, el  72,8 % de estos negocios son unipersonales y con bajas expectativas de generación de empleo, además hay un estancamiento en la internacionalización de los negocios, ya que el 92% de los emprendimientos en Ecuador no tienen clientes internacionales, mientras que en Colombia la cifra es de 67%  y en Chile, de 52%.

Sobre esto, el exministro de Comercio Exterior, Juan Carlos Cassinelli, recomendó a los emprendedores que analicen a fondo cuál va a ser el destino de sus productos y la búsqueda de oportunidades. Dijo que en Ecuador el 95% del tejido empresarial son mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas)  y son 1,3 millones de empresas de esas categorías en el país, que juntas en 2016, alcanzaron 58 millones en ventas.

“Es importante buscarles un plan de internacionalización, el tema de emprender y buscar mercados fuera del país”, indicó el exministro. Insistió que no solamente se debe buscar colocar productos a escala nacional o en Estados Unidos, sino también en países como Cuba, Panamá, Guatemala y Chile, en donde existen oportunidades comerciales.

Ratificó que los emprendedores deben pensar en diversificar sus destinos de exportación, por ejemplo a  países como Suiza, Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia o Liechtenstein (no integran la UE) que también pueden interesarse en productos agrícolas orgánicos (como banano) o artesanales.

De esta manera, indicó el exfuncionario, se puede lograr el desarrollo del emprendimiento. Según el estudio de Global Entrepreneurship Global Monitor, en el país el 11,8% de emprendimientos cierran al cabo de poco tiempo.

Entre los factores que restringen el emprendimiento se encuentran el apoyo financiero, las políticas gubernamentales, educación y entrenamiento y clima económico; mientras que los factores que lo fomentan incluyen la capacidad de emprendimiento, la infraestructura comercial y profesional.

El estudio recomienda el aumento de los fondos concursables extendiéndolos a ciudades más allá de Quito, Guayaquil y Cuenca; mayores iniciativas de incubación de empresas, adaptar iniciativas exitosas como Start up que se realiza en Chile (consiste en entrega de capital semilla, acceso a contactos para globalizar proyecto).

Gustavo Gallo,  docente de la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE) considera que el apoyo financiero y el acceso a créditos son fundamentales para los emprendimientos, así como también la transferencia de tecnología y la infraestructura.

En cuanto al acceso a créditos, Gallo sostuvo que el problema en Ecuador son las altas tasas de interés y el corto plazo para que una pyme pueda desenvolverse, por lo general, 35% de ellas perciben que no hay apoyo financiero y cuando se accede a un crédito, las tasas de interés son elevadas (entre 21% y 27%).

En Ecuador, la microempresa quiebra en año y medio, las pequeñas y medianas empresas en 3,5 años (datos del Entrepreneurship Global Monitor), el problema es que en ocasiones sin empresas familiares y no tienen una estructura organizacional adecuada.

Además, un promedio del 65% de los clientes cree que no existe innovación en los productos ecuatorianos, ni tampoco en los procesos de producción. El docente e investigador expresó que esto deben considerar los emprendedores para mejorar su competitividad, es decir, mejorar su capacidad de innovación en general.

Sugirió, además, hacer un análisis serio del mercado antes de lanzar un nuevo producto, y de los posibles competidores del producto, en cuanto a su calidad y precio, por ejemplo. La diferenciación de otros productos es clave para que los consumidores lo compren.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here