La nueva cepa de la enfermedad del marchitamiento por Fusarium que golpea a los bananos, podría «diezmar la producción bananera mundial, provocando cuantiosas pérdidas comerciales, advirtió la agencia de la ONU, con sede en Roma.

La organización de la ONU para la alimentación y la agricultura (FAO) solicitó el miércoles 98 millones de dólares para luchar contra una nueva cepa de la enfermedad del marchitamiento por Fusarium que golpea a los bananos.

Esta enfermedad podría «diezmar la producción bananera mundial, provocando cuantiosas pérdidas comerciales y enormes perjuicios a los medios de vida de los 400 millones de personas que dependen de la fruta más comercializada del mundo, ya sea como alimento básico o como fuente de ingresos», advirtió la agencia de la ONU, con sede en Roma.

Esta nueva cepa de la enfermedad del marchitamiento por Fusarium -raza tropical 4 (TR4, por sus siglas en inglés)- representa «una grave amenaza para la producción bananera en varias regiones del mundo», consideró Hans Dreyer, director de la división de Producción y Protección Vegetal de la FAO, citado en un comunicado.

La cepa fue detectada por primera vez en el sureste asiático en los años 1990 «y afecta actualmente a 19 zonas en 10 países», agregó la FAO.

El programa para el que la organización pide 98 millones de dólares «tiene como objetivo tratar y evitar la propagación de la enfermedad en 67 países».

«Sin una intervención coordinada, los científicos estiman que la enfermedad podría afectar en 2040 a 1,6 millones de hectáreas», según el comunicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here