En Australia es uno de los mayores exportadores de carne bovina del mundo, proveedor de más de cien mercados mundiales, gracias a su constante preocupación de obtener la mejor calidad posible.
El hato bovino australiano alcanza los 29 millones de cabezas, con predominio de dos razas: las temperadas, de origen europeo y derivadas de las razas Hereford y Angus, ubicadas en el sur del país, donde el clima es medio y el suelo es rico, fértil y abundante en pasturas; y las razas tropicales, derivadas del Bos indicus, tales como el Brahman y el
Droughtmaster, las cuales se ubican en la zona norte del país.
El hato australiano está libre de las principales enfermedades epidémicas del ganado, incluyendo la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) y la fiebre aftosa.
Crianza con pasto y sin estrés
La ganadería de levante centra sus esquemas de producción en obtener la mejor calidad posible de la carne y de hecho es un producto ampliamente reconocido, por su sabor y terneza.
El ganado australiano es criado y cebado exclusivamente a pasto, aplicando prácticas de manejo que incluyen alojamiento y alimentación con forrajes en condiciones libres de estrés, con acceso libre al agua y con una mezcla de pastos naturales como alimento suplementario. El resultado: “carne natural” con atributos de color blanco suave a la grasa, sabor, terneza y marmóreo sin el uso de granos en la alimentación.
La carne lograda es baja en grasa y colesterol, pero alta en ácido graso Omega 3, el cual disminuye la presión arterial en las personas y reduce los riesgos de cierto tipo de cáncer.
Además, es imposible hablar de la carne australiana sin mencionar especialmente a la carne de Angus certificada.
Por esta razón los consumidores han incrementado la búsqueda de carne magra producida a pasto. Para alcanzar la máxima calidad comestible se emplean procesos de maduración húmeda para las carnes producidas a pasto, pero también se realiza la tradicional maduración en seco que le imparte un complejo y rico sabor.
Control y garantía de la calidad de la carne
Una característica comercial de destacar es que su oferta se adapta a las demandas de los diferentes mercados mediante múltiples sistemas de producción que van desde la carne producida a pasto, hasta carnes de alto marmóreo como la famosa carne de kobe.
Para mantener los altos estándares de producción, la industria australiana de ganado y el Gobierno, han diseñado normas y sistemas que resguardan la calidad, la integridad y la rastreabilidad del producto, las cuales se apuntalan institucionalmente en el “Safemeat”, un comité público – privado que tiene como función garantizar que todos los productos cumplan con los más altos estándares de seguridad desde el rancho hasta el consumidor.
Para ello, realizan un estricto y riguroso control con sistemas de auditorías independientes de la producción animal, a través de toda la cadena, incluyendo los sectores de transporte, procesamiento y exportación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here