Los productores que se dediquen al cultivo de palma aceitera estarán exentos de calcular y pagar el anticipo del impuesto a la renta. Así consta en el Decreto Ejecutivo 273, suscrito por el presidente de la República, Lenín Moreno Garcés, donde se recoge la recomendación que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) hiciera al Servicio de Rentas Internas (SRI) para establecer un impuesto único para el sector palmicultor, según la Ley de Régimen Tributario Interno.

La propuesta tuvo el objetivo de generar incentivos a la actividad y mitigar los efectos por la caída de los precios internacionales y baja productividad, debido a la presencia de plagas letales en cultivos de palma.

Para la aplicación del impuesto a la renta único regulado en el mencionado Decreto Ejecutivo se aplicarán tarifas progresivas, según la clasificación conforme el Reglamento de Estructura de Desarrollo Productivo de la Inversión: microempresa, pequeña empresa, mediana empresa y grande empresa.

Los palmicultores pueden acogerse al impuesto único desde el 1 de enero de 2018. La aplicación de este gravamen está prevista en el artículo 27 de la Ley de Régimen Tributario Interno.

Como microempresarios están considerados quienes obtengan ingresos totales de cero a 300.000 dólares; en pequeña empresa están quienes reciben entre 300.000,01 hasta un millón de dólares; en mediana empresa están los que obtienen entre millón de dólares con un centavo hasta  cinco millones; y, como grande empresa sobre los cinco millones y un centavo en adelante.

Para ejemplificar, si un palmicultor obtiene dos millones de dólares en ventas totales estará considerado en el rango de mediana empresa. Por un millón de dólares pagará una fracción básica de 12.800 dólares y por el excedente (1 millón de dólares adicionales) se aplicará la tarifa de 1,6%.

El impuesto único es producto del diálogo que el MAG y el SRI mantuvo con representantes de la Asociación Nacional de Cultivadores de Palma Aceitera (ANCUPA), la Fundación de Fomento de Exportaciones de Aceite de Palma y sus derivados de Origen Nacional (FEDAPAL), de la Asociación Ecuatoriana de Extractores de Palma y sus Derivados (AEXPALMA), así como de pequeños y medianos productores.

Además, es resultado de las mesas de diálogo del Consejo Consultivo Productivo Tributario que promueve la Presidencia de la República.

Este régimen simplificado permitirá dar liquidez al sector, que ya no pagará el anticipo del impuesto a la renta, pero también habrá mayor equidad tributaria, mejorará la informalidad del sector que muchas veces no cuenta con el respaldo de facturas de los gastos que realizan, disminuirá la carga fiscal indirecta, entre otros beneficios.

La palma aceitera es una actividad que aporta con el 4.4% del Producto Interno Bruto Agrícola y 0.4% al Producto Interno Bruto total; da trabajo a aproximadamente 120.000 personas de manera directa e indirecta; es una cadena que en 2016 generó alrededor de 271 millones de dólares, y donde el 87% de sus productores son pequeños productores con menos de 50 hectáreas de producción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí