El Gobierno quiere dar un giro al proyecto. La Refinería del Pacífico cambia de nombre a Refinería de Manabí para dejar atrás la imagen de irregularidades que se presentaron en la construcción de este complejo hidrocarburífero.

Este fue el anuncio que realizó el presidente de la República, Lenín Moreno, durante la reunión con inversionistas interesados en continuar con la construcción de la megaobra.

De las 28 empresas que visitaron el país estos días para conocer las ventajas de invertir en la refinería, hay un grupo que está más interesado, dijo ayer el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez.

Aunque no quiso adelantar nombres, las firmas provienen de China, Rusia, Inglaterra y Estados Unidos. “Están muy interesados (…) Con una de las empresas empezamos a conversar el 26 de este mes”, sostuvo el titular de Hidrocarburos.

El ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, añadió que se prevé que empresas se alíen y se conformen tres consorcios que compitan entre ellos para adjudicarse con el proyecto. “Vamos a tener resultados positivos”, añadió.

Una de las preocupaciones de las empresas, dijo Pérez, tiene que ver con los plazos. El Gobierno tiene previsto firmar un acuerdo hasta el 24 de mayo y eso ha preocupado a algunas compañías. El plazo de tres años que el Gobierno ha establecido para la construcción del complejo también ha causado inquietud en algunas firmas.

No obstante, si técnicamente el tiempo no es viable, se reconsiderarán los tiempos, señaló el ministro Pérez.

El titular de la cartera de Estado sostuvo que esperan no dilatar los plazos porque este proyecto lleva 10 años y todavía no hay nada en firme.

En caso de que no existan propuestas concretas por parte de inversionistas, el proyecto será declarado como inviable y será descartado.

En total, se espera que la empresa o el consorcio invierta $ 5.000 millones en la construcción, más $ 3.000 millones adicionales para oleoductos y otras obras adicionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí