El Municipio de Guayaquil lanzó el concurso para profundizar el acceso a los puertos. La inversión será de casi $ 83 millones. Hay interesados en el plan

Luego de casi cinco años de una pugna que inició el expresidente de la República Rafael Correa con el alcalde Jaime Nebot, cuando anunció el réquiem de los puertos de Guayaquil, ayer se dio el puntapié inicial en el proceso de profundizar a 12,50 metros la ruta de navegación más importante del país.

Se trata del proceso de delegación al gestor privado del dragado de profundización del canal de acceso a las terminales portuarias marítimas y fluviales, públicas y privadas de Guayaquil, incluyendo su mantenimiento y operación.

Luego también de varios intentos fallidos en los últimos dos años por hallar un socio privado para el mismo fin, esta vez la situación cambia: el inversionista privado tiene los beneficios de la Ley de Alianzas Público-Privadas (APP), que tardaron seis meses entre trámites burocráticos, pero que se aprobaron tras una dura lucha.

Son beneficios importantes, decisivos para cualquier inversor: exoneración del Impuesto a la Renta (IR), por diez años, y a la Salida de Divisas por compra de bienes y servicios, por financiamiento, pago de utilidades, así como de aranceles, salvaguardias y retención del IVA como lo hacen las empresas públicas nacionales.

Y además, el ganador podría cobrar la tasa de servicio a los usuarios sin la intermediación de autoridad local alguna. El Municipio, cuya competencia del proceso le fue dada por el Gobierno, no intermediará en ese cobro a las navieras.

La inversión inicial referencial para la ejecución del proyecto es de $ 82,37 millones, más un valor adicional por 3 millones en el año 15. La delegación es a 25 años.

El alcalde Nebot no refrescó de lleno la memoria ayer en el lanzamiento de la APP, pero matizó que “las diferencias políticas deben existir; más aún, son sanas. Pero si los políticos dicen al menos que tienen como finalidad hacer el bien común, no pueden tener discrepancias frente a eso. Pueden existir discrepancias, pero en los sistemas para lograrlo”.

Como nunca en más de una década, estuvieron sentados junto a su derecha, en el Salón de la Ciudad, un ministro de Transporte y Obras Públicas (Paúl Granda) y un gerente de Autoridad Portuaria (Guido Ferreti). Todos destacando la importancia del dragado como parte del Plan de Desarrollo Portuario lanzado en octubre por el presidente Moreno.

La tasa actual de tráfico internacional de $ 0,16 por TRB (tonelaje de registro bruto) se cobrará desde la fecha del inicio de las operaciones de dragado del canal hasta concluir con la remoción y eliminación del obstáculo rocoso de Los Goles.

De ahí en adelante, la tasa será el equivalente a 0,16 dólares más el 50 % de la diferencia entre esos $ 0,16 y la tasa adjudicada. A medida que avance el dragado del canal, la tasa de tráfico internacional aumentará progresivamente hasta llegar al 100 % de la tasa adjudicada.

Según el alcalde, las líneas navieras serán beneficiadas porque podrán traer más carga en un mismo buque o navegar con barcos más grandes.

Controversias: En caso de acudir a mediación entre el Municipio y la empresa ganadora del concurso, esta será administrada por el Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago de República de Chile.

Desde cero: El contrato firmado por Contecon (que maneja el puerto estatal) y el Gobierno de Rafael Correa dice que la profundidad del canal debe estar en 9,75 metros, pero hay zonas en donde está a mucho menos.

El comité vigila: Se crea el Comité de Control y Facilitación del Dragado, integrado por la Municipalidad, los concesionarios del puerto estatal, la Cámara Marítima y la Asociación de Terminales Portuarios Privados (Asotep).

Interesados: Han manifestado su interés Construdipro, Dredging International, Consorcio CRBC-Shanghai Dredging y Van Oord DMC BV Asociados. El tercero es el que, para el contrato referencial, presentó la mejor oferta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here