La muestra de fotos que recopiló la FAO bajo el título “Mujeres rurales” funciona en simultáneo como una serie de postales de otro tiempo, en que las herramientas de trabajo no sabían de mecanización, pero donde las mujeres están lejos de ser vistas como el género débil. Por eso gran parte de la serie recorre los campos de los países que fueron miembros de la Unión Soviética y que hoy presentan un marcado atraso tecnológico, enormes contrastes al interior de sus economías y una agricultura con más potencial que desarrollo.

En la imagen se observa a tres mujeres de Kirguistán, un país con fuerte presencia de lo agrícola y ganadero, al punto que representa el 40% de su PIB. Mientras la ganadería local es ovina, bovina y equina, la agricultura está dividida de acuerdo a la geografía, con zonas donde se observa algodón y frutas, resultado de una irrigación extensiva, y otras con tabaco, seda y flor de opio. Dado que en la región el petróleo y agroquímicos son importados a costos muy altos, gran parte de la agricultura aún se realiza a mano y con caballos. Ante ese panorama, no hay más opción que la fuerza de trabajo, sin importar el género.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here