En las granjas de EEUU, las polillas Diamondback son una de las principales amenazas para la col rizada, brócoli y col china, y no pueden ser combatida con un sólo insecticida, dada su capacidad de adaptarse. Por eso los científicos de la Universidad de Cornell han modificado genéticamente miles de polillas Diamondback, infundiendo con ADN diseñado para matar larvas femeninas y así evitar el uso de insecticidas.

En agosto, los investigadores comenzaron a introducir las polillas alteradas al aire libre en un campo, donde se monitorean sus hábitos de apareamiento. Sería la primera liberación experimental en suelo norteamericano de insectos genéticamente modificados. Las orugas generan pérdidas multimillonarias en todo el mundo.

Así Oxitec, la empresa británica de biotecnología que trabaja con el Dr. Shelton, ha encontrado otra manera de sabotear la reproducción de la polilla. Una larva hembra que alberga el gen depende de la alimentación regular del antibiótico tetraciclina para sobrevivir. Afuera, ella muere mucho antes de alcanzar la edad adulta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here