La industria del Transporte Pesado del Litoral denunció que las limitaciones de espacio e infraestructura de las terminales portuarias particulares no permiten el ágil flujo de sus operaciones. Las largas colas de seis a ocho horas afectan a su economía debido a que ganan por viaje.

Santiago Garzón, vocero del Comité Interinstitucional para el Desarrollo del Transporte Pesado del Litoral de (Comitrapelit), dijo que por esta razón se ven obligados a subir el costo de sus fletes entre el 25% y 30%, el cual deberá ser asumido por los exportadores e importadores.

El sector trabaja de acuerdo a la oferta y la demanda y no tiene establecida una tarifa fija, está socializando los valores y esperan tener las nuevas tarifas dentro de 15 días. El gremio pide un control exhaustivo y una fiscalización por medio de la Subsecretaría de Puertos y Transporte Marítimo y Fluvial a los puertos. (I)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí