Foto internet

Carolina Cruz y Enrique Turri analizan la industria y entregan los lineamientos del futuro.

¿QUÉ PRÁCTICAS AGRONÓMICAS QUE SE UTILIZAN HOY TENDERÁN A DESAPARECER?

carolina cruz_preview-Carolina Cruz: Con certeza, lo que tiende a desaparecer es el riego no presurizado. El agua es un recurso cada vez más escaso tanto en Chile como en el mundo y además de un alto costo alternativo. Lo más probable es que dado el costo y disponibilidad de la mano de obra, labores como el tradicional arreglo de racimos, amarra de cargadores y labores finas (pellizque, ruleteos, cepillados y tipping) no podrán hacerse, lo que forzará a cambios varietales. Se priorizarán aquellas variedades que en forma natural logren racimos más sueltos y ventilados, como también de un mayor tamaño de bayas.

Finalmente por razones de disponibilidad y costo de mano de obra, es probable que no se siga conduciendo la uva en parrón español, sino en sistemas más amigables para el obrero agrícola y que a su vez permiten un mejor aprovechamiento de la luz, una mejor condición y calidad de la fruta, como son los sistemas del tipo Open Gable.

-Enrique Turri: En el caso de la uva de mesa, el excesivo trabajo manual del racimo, en todas sus expresiones, requiere de mucha mano de obra, la cual hoy no está disponible. La tecnología de aplicación de agroquímicos es algo que debiera cambiar mucho. La genética por una parte debiera proveer variedades resistentes a enfermedades; por otro lado, los productos son cada vez más inocuos al medio ambiente. Otra cosa importante es la tecnología de la maquinaria de aplicación, la cual considera usar volúmenes de agua cada vez menores, con el uso de gotas cargadas eléctricamente, lo cual es mucho más eficiente, y reduce la pérdida por escurrimiento. Esto ya es un hecho hoy día, y se masifica cada vez más.

¿CUÁLES SERÁN LAS EXIGENCIAS DE LOS CONSUMIDORES LOS PRÓXIMOS AÑOS?

-Carolina Cruz: La verdad es que ya lo estamos viendo, los consumidores no quieren uvas de calidad deficiente, exigen calibres uniformes, sin defectos de calidad como partiduras, pardeamientos y mucho menos aceptan problemas asociados a condición como pudriciones.

Dicho lo anterior, están preocupados de la inocuidad y respeto por el entorno. Hoy el consumidor es exigente y tiene cada vez más oferta de fruta, por lo que si no le gusta se cambia de variedad de uva o definitivamente de especie.

¿QUÉ PRÁCTICAS AGRONÓMICAS SE VAN A FORTALECER AL 2030?

Turri_preview-Enrique Turri: Toda la producción frutícola debe mejorar las productividades por hectárea, produciendo además frutas de alta calidad, por lo que las prácticas agronómicas deben ir en esa dirección. Una alta productividad permite depender en menor grado de los vaivenes de precio de fruta, de factores de tipo de cambio y además buscar tecnologías para enfrentar el cambio climático y los fenómenos climáticos. Asimismo, el uso de drones debiera ser una herramienta de mucha utilidad, y se debe masificar como una herramienta más, que permite ir viendo el desarrollo de las plantas, hacer estudios de suelo, detección de lugares del huerto con problemas de desarrollo o menor vigor. Además, los sistemas de acumulación y conducción de agua deben mejorarse a todo nivel. El Estado de Chile debe buscar formas de embalsar agua para evitar su pérdida en el mar; mientras que a nivel de asociación de canalistas, se deben mejorar los sistemas de conducción y canalización de aguas.

¿QUÉ CARACTERÍSTICAS DEBIERAN TENERLOS ASESORES AL 2030?

-Carolina Cruz: El asesor del futuro debe ser más integral aún, hoy con el desarrollo de muchas tecnologías, contar con el apoyo de datos duros y no tanto en el diagnóstico solo basado en la observación. Si bien este es necesario para lograr decisiones acertadas, hoy el margen de error debe reducirse. La pasión por la producción de uvas debe mantenerse. Los asesores deben estar comprometidos con todos los aspectos vinculados a la producción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí