Diversos golpes sufre la industria atunera del Ecuador: la agresiva campaña y comercialización de flotas asiáticas, intermitencia en costos de toneladas métricas y rentabilidad cero desde el 2014 en algunas empresas. De ahí que sus vocereos manifiesten la necesidad de recibir apoyo estatal para que no colapse un sector que en el 2017 significó el 7% de las exportaciones no petroleras.

Gustavo Núñez, vicepresidente de la Cámara Ecuatoriana de Industriales y Procesadores de Atún (Ceipa), indicó que se solicitó apoyo al Gobierno actual, ya que, a su juicio, el anterior “avasalló” a este sector al hacerle perder competitividad y pese a que se firmó un acuerdo con la Unión Europea, aquello no significó un incremento en exportaciones.

Esto porque también concretaron uno similar naciones como Filipinas o Tailandia que gozan de mayores beneficios en el sistema ‘draw back’ (devolución de tributos) de hasta el 12% parte de sus Gobiernos, cuando en Ecuador se otorga un 3%.

Mónica Maldonado, directora ejecutiva de Ceipa, indicó que en los últimos años estas circunstancias han incidido para que en algunas empresas procesadoras de atún la rentabilidad en los últimos 5 años ha estado entre el 0% y el 2%.

Ante ello, señaló Olmedo Zambrano, presidente de Ceipa, se ha entregado al ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, el documento “Estrategias para impulsar la competitividad del sector atunero”, que esperan que sea considerado en la nueva Ley Orgánica de atracción de inversión privada y generación de empleo que irá a la Asamblea.

Entre las medidas que promueve Ceipa en su ‘Libro Azul’ constan que el régimen cancele los valores generados por el sistema draw back simplificado para el 2018 con carácter de urgente. En el 2016 recibieron por este concepto unos $ 20 millones tras el terremoto de ese año; el año pasado no hubo ese aporte, y para este 2018 se esperan unos $ 37 millones.

Además entre estas propuestas, señaló Zambrano, están cancelar los valores generados por certificados de abonos tributarios para el 2018; la exoneración del Impuesto de Salida de Divisas para las operaciones de financiamiento externo; reducción de 5 puntos porcentuales en el Impuesto a la Renta; y la tarifa 0 en el Impuesto al Valor Agregado en importación de bienes para procesos de transformación productiva.

Además se está solicitando que se haga una Zona de Desarrollo Atunero; y que la banca internacional pueda establecerse en el país con el fin de bajar los costos financieros. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here