El diplomático pondera la integración de su país con Ecuador, Perú y Colombia como eje clave para el fortalecimiento de las relaciones comerciales.
Con un pasado “cordial pero distante”, los gobiernos de Ecuador y Brasil tienen una agenda para estrechar sus relaciones con miras a duplicar el intercambio comercial de aproximadamente $ 1.000 millones a $ 2.000 millones.
Así lo manifestó el embajador Carlos Lazary en un diálogo con los medios públicos.
¿Cómo están las relaciones entre Ecuador y Brasil? Hemos retomado las relaciones diplomáticas con la llegada del embajador de Ecuador a Brasil (Diego Rivadeneira) desde enero. Estamos en diálogos con Cancillería en materia de cooperación y para crear un ambiente favorable para las relaciones comerciales.
¿Cuál es la hoja de ruta? Depende mucho del grado de integración y voluntad política que tengan los gobiernos. En los últimos meses los gobiernos han retomado estas relaciones y ahora vamos a hacerlo a nivel de los sectores privados y de cooperación técnica, cultural, etc.
Brasil presentó una propuesta de acuerdo comercial hace un par de años. ¿Cuál es el avance del mismo? Brasil y Ecuador tienen ya un acuerdo de cooperación económica en el marco de la Aladi (Asociación Latinoamericana de Integración) que ya ha generado una apertura total al mercado brasileño; ningún producto ecuatoriano paga aranceles para entrar a este país.
Hubo unos trámites en materia fitosanitaria que ya se superaron y se logró el ingreso del banano y camarón este año. En lo que respecta a inversiones, dentro de este acuerdo buscamos la inserción de cuatro nuevos capítulos que puedan transformarlo en un tratado de libre comercio entre Ecuador y el Mercosur de forma paulatina con sus cuatro miembros.
¿Qué modelo proponen? Hemos desarrollado un modelo específico para países que son emisores y receptores de inversiones al mismo tiempo. Es un modelo que incorpora partes del modelo de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), pero con algunas especificidades que tienen esos países con doble característica.
Ya firmamos con Chile, Colombia, México, Sudáfrica y Marruecos. Estamos terminando la negociación con Perú. A Ecuador lo presentamos hace dos años y ahora hemos recibido la respuesta del gobierno ecuatoriano para ya iniciar las negociaciones. Es un modelo complementario al ecuatoriano que apunta a la promoción de inversiones y tiene sus cláusulas de garantía de las inversiones.
¿Cuál es el potencial de crecimiento de las exportaciones de banano y camarón? ¿Qué otros productos tienen oportunidad en el mercado de su país? Brasil es productor de banano, pero la calidad de la fruta ecuatoriana es diferente. Su banano tiene un nicho importante en clientes de clase alta en Sao Paulo y Río de Janeiro. En el caso del camarón, la demanda interna supera la capacidad de producción.
Otros productos como flores tienen oportunidad. La Amazonía de Brasil tiene un potencial de adquisición de material de construcción ya que allí no hay piedra. Ecuador tiene piedra, entonces eso podría ir por el río Napo hacia el Amazonas y llegar a dicha región donde ese producto puede ser vendido a precios muy competitivos.
Las oportunidades dependen de las condiciones de logística y transporte. No podemos exportar más si las importaciones no aumentan porque cuando las relaciones tienden al equilibrio se garantiza un crecimiento sostenible del comercio.
¿Qué hace falta para incrementar el comercio? Por ejemplo, el brócoli de Ecuador va a Brasil, pero primero pasa por España. Basta mirar al mapa y ver que todas las posibilidades que tenemos para la integración económica con Ecuador serían más fáciles si se profundiza la integración con Colombia y Perú.
Otro ejemplo es la exportación de energía hacia Brasil y Chile. Yo creo que la integración de Perú y Ecuador genera la oferta exportadora que seguramente podrá ser absorbida por Brasil por sus niveles de crecimiento. Hay que profundizar la conexión eléctrica con Perú y de ahí proyectar con Brasil y Chile.
Además, ya está terminada la carretera entre Brasil y Perú, entonces si se integra con Ecuador, se puede generar un flete de Quito hacia Río de Janeiro.
¿Cuál es el estado del proyecto Manta-Manaos? Como realidad inmediata queremos que ese eje sirva al comercio entre Brasil y Ecuador, Colombia y Perú. Puede ser una hidrovía por el Amazonas y el Río Napo. Eso significa que podemos llevar productos desde Manaos, una zona franca con 960 empresas con un PIB de $ 14.000 millones, a Ecuador.
Estamos trabajando en concretar la concesión del Puerto de Providencia, en el Río Napo, que podría ser un puerto industrial. Empresarios de logística y productores de soya visitaron la zona el año pasado y ven posible una vía para ingresar a los mercados ecuatoriano, colombiano y peruano. También trabajamos en un acuerdo de navegación entre Brasil, Ecuador y Perú.
El Puerto de Esmeraldas también ha sido evaluado por los empresarios brasileños como un puerto viable para logística, al igual que Guayaquil, Posorja, etc. Cuanto más integrados estén los países de la costa pacífica, mejor será para Brasil.
¿Programan un encuentro presidencial? Estamos trabajando en una posible visita de cancilleres y presidentes. Lenín Moreno invitó a Michael Temer a la Cumbre de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica en julio.
Es importante porque la Amazonía es un tesoro de ambos países y queremos tratar temas como la calidad del agua, poblaciones indígenas y el tratamiento de los bosques.
Además, junto con Italia y con el apoyo de la CAF se quiere promover en Ecuador el programa Amazonía Sin Fuego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here