Esta primera travesía de investigación, a lo largo del corredor marino Galápagos – Cocos, recorrerá 2.059 km en 11 días de navegación por la cordillera volcánica submarina del Coco que une las áreas marinas protegidas de Ecuador y Costa Rica y servirá para identificar las especies marinas migratorias que usan dicha ruta.

Zdenka Piskulich, de la fundación Pacífico, informó que se busca cuantificar la distribución, abundancia y diversidad de las especies existentes en el corredor marino transfronterizo, utilizando estaciones pelágicas remotas submarinas de video con carnada, una herramienta efectiva para monitorear tiburones y otros depredadores grandes; monitorear a los mamíferos y aves marinas mediante la observación, conocer el efecto de los factores ambientales como la temperatura, profundidad y la presencia de montes submarinos sobre la distribución y abundancia de estas especies a lo largo de este corredor marino.

La evaluación del estado del tiburón y otras poblaciones pelágicas es particularmente importante, dado el rápido ritmo al que algunas especies están disminuyendo. Los tiburones grandes son capaces de estructurar las cadenas alimentarias marinas, regulando las poblaciones de presas y/o modificando su comportamiento. Por ello, la eliminación de ellos de los océanos podría tener importantes consecuencias ecológicas, como la pérdida de biodiversidad, la función y la salud del ecosistema.

Espacio clave

“Este corredor marino transfronterizo, de aproximadamente 120 mil km2, es clave para la conservación de especies emblemáticas altamente migratorias como tiburones, ballenas, rayas y tortugas marinas. Buscamos fortalecer la investigación y las acciones de control y vigilancia de las áreas protegidas de los dos países”, señaló Jorge Carrión, director del Parque Nacional Galápagos.

“Tendremos nueve sitios de muestreo en lugares icónicos, como el norte de la Isla Darwin en la Reserva Marina Galápagos, diversos montes submarinos como Paramount, Medina, West Cocos, Las Gemelas y la Isla del Coco”, agregó Carrión.

La Reserva Marina de Galápagos y al Parque Nacional Isla del Coco, son sitios declarados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio Natural de la Humanidad, recordó Mario Coto Hidalgo, director Ejecutivo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación de Costa Rica. (CM)

Investigación conjunta

Llevan a cabo esta expedición de investigación la fundación Pacífico, la Dirección del Parque Nacional Galápagos y el Parque Nacional Isla del Coco.

Cuentan con el financiamiento de la Fundación Waitt, el Shark Conservation Fund y el Helmsley Charitable Trust.

También intervienen MigraMar y del Cimar de la Universidad de Costa Rica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here