Dos cerdos fueron sacrificados en días recientes en el cantón El Pangui, por comprobárseles que poseían la peste porcina clásica.

El jefe de Servicios de Sanidad Agropecuaria de la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad) de Zamora Chinchipe, Javier Freire, informa que al recibir la alerta, realizaron exámenes a los animales lo que les permitió corroborar que los dos cerdos tenían  esta enfermedad.

Freire indicó que según el manual de procedimientos tomaron las medidas necesarias para evitar que el virus se expanda. “El lugar fue puesto en cuarentena, sacrificamos a los animales que dieron positivo, vacunamos a los que estuvieron cerca del foco de infección y procedimos a fumigar”, explica.

Este virus no afecta a las personas, pero sí a los porcicultores que deben sacrificar a los animales que están infectados ya que en algunos casos puede causar una mortalidad de hasta el 100% en todas las camadas.

Además la enfermedad tienen una alto porcentaje de morbilidad es decir los cerdos se pueden contagiar fácilmente por los fluidos de otros que están o estuvieron infectados, y así se curen y ya no presenten la sintomatología de la peste porcina clásica, seguirán poseyendo el virus, por lo que si se llega otro cerdo sano al criadero se va a infectar.

Prevención

Freire recomienda inmunizar a los animales y tomar medidas de bioseguridad como la desparasitación y la desinfección de los criaderos. “La vacunación la vienen realizando los brigadistas de Agrocalidad conjuntamente con el centro agrícola de Centinela del Cóndor”, indica.

El funcionario también hizo un llamado a los pequeños productores para que procedan a vacunar y de esta forma la peste no se convierta en un problema para todos los porcicultores.

“Es algo ilógico decirlo pero prefieren perder un cerdo que cuesta 200 o 300 dólares, que invertir en una dosis de vacuna que esta alrededor de 1.40”, expresa Freire.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here