Edwin Taimal, guarda parque de la Reserva Ecológica El Ángel (REA), asegura que el pasado 12 de abril no fue un día cualquiera para este funcionario del Ministerio de Ambiente del Ecuador (MAE).

Durante un recorrido rutinario a la zona de amortiguamiento de esta área natural, avistó una especie de ave que no es propia del lugar y que ahora es investigada por los técnicos de este Ministerio.

Damián Ponce, responsable de la RAE, sostiene que es una de las especies de aves más buscadas por los ornitólogos del país. Se trata de la Agachona Ventrirufa, miembro de la familia Thinocoridae.

Esta variedad está adaptada a una dieta vegetariana de semillas y otras plantas. Su hábitat está identificado en Los Andes, sobre alturas que promedian los 4.000 y 4.500 metros sobre el nivel del mar.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza otorga a esta especie la categoría LC (preocupación menor). Los técnicos del Ministerio de Ambiente trabajan para levantar más información sobre posibles amenazas y establecer medidas y estrategias de protección para esta pava.

Una de las dificultades es que existe poca información sobre este volador. El Comité Ecuatoriano de Registros Ornitológicos señala que sobrevuela únicamente en la parte centro norte del volcán Cayambe.

Documentación

Álvaro Mantilla, director provincial del MAE, comentó que con este hallazgo se incrementó la lista de especies de importancia en la RAE y aseguró que permitirá la ampliación del área de distribución en la zona norte.

Para Taimal no es un hallazgo nuevo respecto a temas de avifauna o biodiversidad, pero es una especie que se la va a documentar como nueva en el norte del país. “Habita en la parte andina, especialmente en el centro norte, en Cotopaxi y volcán Cayambe”.

Por el momento se analiza el comportamiento y sitios de ocupación, determinando que la parte norte de la Reserva Ecológica El Ángel reúnen las características para el hábitat. Hasta el momento han sido identificados dos individuos, pero no se descarta que existan más, ya que es un espacio extenso.

El guarda parque define a la Agachona Ventrirufa como una perdiz de altura, que es vulnerable respecto a su conducta y fácil de cazar. Se planifica una estrategia para establecer cómo llegó a este lugar.

No obstante, los técnicos del MAE aspiran definir si siempre estuvo en ese lugar o migró desde el interior del país, aunque adelantan que no tiene una actuación migratoria, pero serán las exploraciones las que definirán el porqué de su presencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here