Durante más de 100 años, la mosca de la fruta se ha utilizado para conocer los procesos biológicos fundamentales, y ha sido una herramienta crucial para el descubrimiento rápido de genes preclínicos de innumerables enfermedades humanas. Ahora, un interesante estudio publicado en eLife, informa sobre el desarrollo de una versátil variedad de moscas de la fruta, que se pueden utilizar para realizar manipulaciones genéticas específicas eficientes e inteligentes in vivo, utilizando el nuevo protocolo y el vector de integración genético CRIMIC (CRISPR-Mediated Integrated Cassette).

«Anticipamos que este nuevo conjunto, de aproximadamente 1.000 tipos de moscas, afectará significativamente la forma en la que investigamos. Estas moscas transgénicas aceleran el ritmo del descubrimiento biomédico al servir como una fácil ‘ventanilla única’, para responder a las preguntas de investigadores de todo el mundo», dijo Hugo Bellen, profesor de los Departamentos de Genética Molecular y Humana y Neurociencia en el Baylor College of Medicine, e investigador del Instituto Médico Howard Hughes en el Jan and Dan Duncan Neurological Research Institute del Texas Children’s Hospital .

«En pocas palabras, hemos adaptado la tecnología existente para alterar miles de moscas y distinguir sistemáticamente la manifestación y la función de los genes en gran detalle», explica Bellen.

Por ejemplo, la tecnología debe permitir a los científicos determinar el papel de un gen y la proteína correspondiente en cualquier célula donde se manifieste el gen, y si la pérdida del gen causa daños irreversibles. Esto puede ser información importante sobre los genes que causan enfermedades humanas.

«Sabiendo que estas moscas ya han ayudado a descubrir muchas nuevas enfermedades humanas, y que ofrecen una disección precisa de la función de muchos tipos y mutaciones, la empresa es muy productiva», concluye Bellen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here