El Ecuador es considerado “el país de las orquídeas” desde 2013 por tres razones: la cercanía con la línea ecuatorial, la presencia de la Cordillera de los Andes y las corrientes marinas.
Por estos factores, la especie significa un atractivo turístico, científico y económico para el país.
De acuerdo con el Cuarto Informe Nacional para el Convenio sobre la Diversidad Biológica, Ecuador posee 4.032 de las especies hasta el momento clasificadas y publicadas.
En los últimos años, se ha ampliado la oferta de rutas turísticas para observación de orquídeas.
Algunas de estas se encuentran en la provincia de Pichincha en el Orquideario de Mindo, el Jardín Botánico de Quito, Reserva Geobotánica Pululahua, Reserva Orquideológica El Pahuma, reserva Ecológica Maquipucuna, entre otras.
En Azuay se ubica el Orquideario Ecuagenera, la Reserva Comunitaria Gualaceo, o Ecuaflor en Paute. Otras destacadas son el Jardín Botánico Las Orquídeas Pastaza (Puyo); reserva Ecológica Bombolí; Orquideario Palphina y el Parque Nacional Podocarpus (Loja).
Esta oferta turística ha permitido el incremento de visitas a estos lugares. Por ejemplo, en 2017, 70.000 personas visitaron el Jardín Botánico de Quito.
La Reserva Geobotánica Pululahua recibió 158.024 visitas el año pasado y en el primer trimestre de 2018, supera ya las 50.000 visitas.
Por otro lado, la reproducción artificial de estas plantas permite comercializarlas para los hogares a nivel local y para el mercado internacional.
Ecuagenera es otro ejemplo, se trata de una empresa familiar especializada en la producción y conservación de especies e híbridos de orquídeas con sede en Gualaceo (Azuay) y con tiendas en Cuenca; Guayaquil, Samborondón, Chongón y Quito.
Esta empresa cultiva alrededor de 51.000 plantas anuales producidas para la exportación. Su principal mercado es EE.UU., el negocio representa ingresos por cerca de $ 800.000.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here