La falta de logística atenta contra las proyecciones del Día de la Madre. En estos días los costos de carga se elevan un 50 %.

11.573 toneladas es lo que el sector proyecta enviar hasta el 5 de mayo, según Expoflores.

No ha sido un año bueno para el sector florícola. Los problemas de logística, que a inicios de año afectaron a la exportación de rosas por San Valentín, hoy vuelven a amenazar a las proyecciones de envíos (unas 11.573 toneladas) que el sector tiene previsto para la próxima celebración del Día de la Madre. Los embarques empezaron el pasado 21 de abril, pero la falta de vuelos está haciendo que la carga se quede retenida en aeropuertos.

Hasta el 29 de abril, el sector logró embarcar 6.524 toneladas del producto, unas 413 toneladas menos de las que se habían proyectado hasta esa fecha. Según representantes de la Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores (Expoflores), los inconvenientes de envíos se están dando por una baja oferta de vuelos chárteres por parte de aerolíneas que, por estos días, han reportado daños técnicos en sus aeronaves. Una situación que tanto productores como exportadores cuestionan, pues rechazan que además de ser un problema repetitivo “coincidencialmente” se dé en una época de alta demanda.

Entre ellos está Bernardo Espinoza, gerente de la empresa Pambaflor S.A., quien recuerda que los problemas no son de ahora. Empezaron desde octubre pasado, dice, y han tenido un impacto significativo para fechas importantes como el Día de Acción de Gracias, Navidad, San Valentín y teme que se vuelva a repetir ahora cuando el Día de la Madre está cerca. Para esta última fecha él tiene previsto despachar 4’000.000 de tallos. “Ya hemos logrado entregar en el aeropuerto un 70 % de nuestra producción. De los cuales ha viajado un 50 %, pero hay un 20 %-25 % que aún está retenido en los cuartos de frío de las cargueras”.

Jorge Garcés, gerente de Alianza Logística, una de las principales agencias de carga que atiende a más de 600 fincas del país, sostiene que en los aeropuertos existen hasta 48 horas de retraso para receptar la mercadería, esto porque, explica, no hay confirmación recurrente de vuelos. Y aclara que ese no es el único problema. Esta escasez también ha generado que los precios del servicio se eleven. “La carga por kilo subió de $ 1,20 a $ 1,80”, dice.

Espinoza teme por las esperas. “Normalmente las flores deberían permanecer máximo 24 horas en el aeropuerto, actualmente hay compañías que se han demorado hasta 5 días en poder trasladar”. No llevarla a tiempo, explica, significa correr el riesgo de que las flores no lleguen en condiciones óptimas, que se pierdan clientes y que afecte la situación de un sector que el año pasado llegó a generar $ 881 millones de ingresos en exportación.

A través de un comunicado, Expoflores informó al sector que ha mantenido reuniones con distintas aerolíneas y compañías cargueras y que aún se espera una solución al problema. Descalzi habla de la necesidad de que, a mediano y largo plazo, el Estado pueda brindar incentivos a las aerolíneas para que estas empiecen a ver a Ecuador como un mercado atractivo, sobre todo en época de baja demanda en la que la rentabilidad baja. La mayoría, dice, prefiere operar en otros mercados como el peruano, donde la exportación de productos, como los espárragos, suele generarles mayores ganancias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here