Estados Unidos consideró que es una «decisión soberana» de Colombia recuperar la aspersión aérea de glifosato sobre cultivos de coca, aunque se mostró a favor de que ese país utilice «todas las herramientas» a su disposición para frenar el aumento en la producción de cocaína.

El gobierno colombiano anunció en la última semana que empleará 10 drones para erradicar cultivos ilícitos en la nación suramericana, donde el año estos aumentaron en casi un 19 %, según estimaciones oficiales.

«La elección de los métodos de erradicación es una decisión soberana del Gobierno de Colombia. Sin embargo, Estados Unidos cree que deben usarse todas las herramientas para dar marcha atrás en el agudo aumento de la producción de cocaína», explicó un portavoz del Departamento de Estado citado por Efe.

El Gobierno colombiano dejó en 2015 de fumigar los cultivos ilícitos de coca con el herbicida glifosato porque ese químico al esparcirse y ser arrastrado por el viento contaminaba cultivos legales y fuentes de agua, lo que motivó un litigio con Ecuador, que no se ha pronunciado aún oficialmente sobre esta nueva decisión de Colombia.

Según un informe publicado el lunes por el Gobierno de EE.UU., los cultivos de coca en Colombia aumentaron un 11 % en 2017 hasta alcanzar la cifra récord de 209.000 hectáreas, mientras que la producción potencial de cocaína pura también subió un 19 %, hasta las 921 toneladas métricas.

Un día después de la publicación del informe, el presidente Juan Manuel Santos anunció que existen planes para reanudar la aspersión con unos drones que volarán a baja altitud y lanzarán una concentración del compuesto químico menor a la que se utilizaba en el pasado.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo que con esta tecnología se reduce el daño medioambiental porque ahora se hará con una mezcla con glifosato puro de menos del 25% y antes era del 45%, mientras el gobernador de Nariño, Camilo Romero, señaló que la fumigación no resuelve la situación social cerca de 50.000 familias que viven del cultivo de hoja de coca.

En septiembre pasado, Trump amenazó con eliminar la certificación a Colombia en lo relativo a la lucha antidrogas, es decir, incluir al país en una lista negra donde figuran las naciones que han incumplido sus compromisos internacionales contra el narcotráfico.

Colombia cree, sin embargo, que podrá evitar esa medida de Trump, y en marzo llegó a un acuerdo con EE.UU. para trabajar juntos con el objetivo de rebajar la producción estimada de cocaína y cultivos de coca en un 50 % para 2023.

Los drones que iniciarán operaciones pueden trabajar sobre tres hectáreas cada hora y el costo de su operación es de 600.000 pesos (unos 205 dólares) por cada una de ellas, mientras que, si lo hicieran con avionetas, el valor asciende a 1,8 millones de pesos (unos 617 dólares).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí