José Quichimbo, de la comunidad de Tuzha en la parroquia San Juan de Gualaceo, limpia el canal de agua del pozo comunitario que es utilizado en los sembríos.  Foto: El Tiempo.

El acceso a agua de riego es una de las demandas permanentes de los pequeños y medianos agricultores.

Pese a que hay políticas nacionales y locales, no es suficiente, pues un 70 por ciento de los agricultores del Azuay necesita un sistema de riego adecuado, aseguró Jenny Quisphe, técnica de Riego del Ministerio de Agricultura y Ganadería, MAG.

Por esa razón, varios productores optan por construir sus propios sistemas a través de pozos o reservorios.

José Quichimbo es uno de ellos. Junto a sus seis vecinos construyó hace un año un pozo de 10 metros de largo por seis de ancho y cuatro de profundidad. En este espacio guardan el agua lluvia que utilizan en las temporadas de sequía.

Este reservorio está en lo alto de la comunidad de Tunzha, en la parroquia San Juan de Gualaceo, lugar donde corre un viento frío y característico de la época de bajas temperaturas.

“Vivimos de la agricultura, pero cuando hay sol todo se seca y por eso construimos el pozo”, manifestó Ángel Sapatanga, vecino de Quichimbo.

Ellos invirtieron 1.500 dólares y aseguraron que el pozo es la única fuente para acumular agua. Reconocen que no utilizaron algún método tecnificado ni colocaron geomembrana que evite filtraciones.

Otra muestra de la falta de un sistema de riego adecuado es lo que ocurre en el sector Santa Marianita, de la parroquia Octavio Cordero en el cantón Cuenca.

“Aquí no tenemos regadío, la producción es buena cuando llueve por la voluntad de Dios”, indicó Luis Jara, secretario de esta comunidad.

La funcionaria del MAG añade que uno de los objetivos de la Gran Minga Nacional es mejorar los sistemas de riego. “Entre los inconvenientes para financiar los proyectos en las parcelas es que los productores no tienen legalizadas sus organizaciones o no cuentan con los derechos de agua otorgados por Senagua”, informó.

Wilson Bustamante, director de riego de la Prefectura del Azuay, explicó que otra de las razones para que los agricultores empiecen a tecnificar los sistemas existentes es que en las comunidades utilizan canales abiertos de agua y sistemas de inundación de terrenos, que, en ocasiones, causan erosión del suelo o desperdicio de agua.

Humberto Cholango, secretario nacional del Agua, informó que en Ecuador hay tres millones de hectáreas con potencial productivo, de las que el 50 por ciento cuenta con infraestructura hidráulica, pero una gran parte está en malas condiciones. “Son sistemas de riego construidos hace 60 o 70 años.”

El programa nacional de riego plantea irrigar 1´600.000 hectáreas hasta el 2027. (I)

DATOS

Minga Productiva. Hasta 2027 se prevé el mejoramiento de los sistemas de riego en un 83 por ciento.
Daños. La falta de riego tecnificado causa anegamiento o degradación de los suelos, según la FAO.
Convenio. La semana anterior la Prefectura suscribió convenios por 2’162.000 dólares para mejorar sistemas de riego.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí