La Asociación de Producción Apícola de Chimborazo (Asoproapichimb) insta al impulso de la producción de miel ecuatoriana, a través de capacitaciones que ofrecen sus técnicos para contar con un mayor personal humano, con la finalidad de mejorar su proceso anual de producción.

La Asoproapichimb nació de la necesidad de abrir espacios para el manejo de abejas, con la respectiva supervisión del Ministerio de Ambiente del Ecuador (MAE) y otorgamiento de áreas de producción de miel, cercanas a áreas protegidas, ubicadas en las cercanías del volcán Tungurahua.

David Yaulema, Presidente de la Asoproapichimb, señaló a Andes su llamado a que más ciudadanos se interesen en la producción apícola nacional, bajo capacitaciones y giras en territorio, con la idea de conocer más de cerca este campo productivo de carácter emprendedor.

“La idea es producir la tierra pero de una manera sostenible y sustentable con el medio ambiente, que no se tenga que talar árboles ni alterar la diversidad propia de la zona para poner nuestra explotación apícola”, afirmó Yaulema.

La asociación cuenta con 32 apicultores locales, que se caracteriza por tener una mayoría de trabajadoras mujeres. “Hemos visto la importancia de la capacitación continua, trabajamos con nuestros técnicos de la asociación con los que recién ingresan”, puntualizó.

En cuanto a su producción, Yaulema detalló que se registra de forma anual. “Nuestra asociación está produciendo aproximadamente, por colmena, de 20 a 25 kilos de miel, de colmenas en producción, a diferencia de las que están en etapa de núcleo, pre-núcleo y que vamos incrementando”, añadió.

Incluso, se pueden beneficiar cultivos que pueden ser polinizadas para que se conviertan en reservas de lluvias, en este caso los páramos, para evitar la desertificación de suelos, dijo el productor apícola.

“Hemos dado mantenimiento a los suelos, sembrado árboles, quitar maleza de los lugares y empezar a delimitar áreas”, detalló.

Las abejas recorren de dos a cuatro kilómetros a la redonda de las áreas de producción, para buscar el agua, polen y resinas que recogen del medio ambiente local.

“Nosotros como productores, buscamos lugares idóneos para poder poner abejas, este año ha sido bueno, la asociación está con unas aproximadamente 500 colmenas en producción, tenemos dos cosechas al año”, refirió.

La miel recolectada por la Asoproapichimb se caracteriza por ser “una miel de floración de eucalipto (…) tenemos un sin número de mieles”, remarcó, dando garantía de que “es pura“.

A partir del mes de julio, esta Asociación empezará a capacitar a interesados sobre la importancia de la polinización, la apicultura y el trabajo de las abejas a favor del hombre.

Para 2016, el Ecuador registró una cifra de consumo de miel de unas 600 toneladas al año. Ante esto, el país “no produce más de 220 toneladas, entonces tenemos un déficit que no está siendo cubiertos por la producción local, para 2018 necesitamos más apicultores”, enfatizó.

Ese mismo año, se realizó el Primer Encuentro Nacional de Apicultores, donde reunieron se reunieron 380 personas por el interés en producción avícola.

Fundada desde febrero de 2017, esta asociación  trabaja actualmente con las denominadas Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) y Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), para registrar próximamente sus productos, envasarlos y etiquetarlos debidamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí