Pescar en grupo es una actividad heredada de los habitantes de la prehispánica cultura Manteña, quienes vivieron cerca del mar, principal proveedor de productos alimenticios, esa labor y sus técnicas aún perviven entre los trabajadores de Manabí en caletas como Jaramijó y Piedra Larga, entre otras.

El resultado de cada faena, desarrollada con habilidad innata, se reparte entre quienes ayudan a halar la red; el dueño del arte lleva una porción mayor.

En su ensayo “Habilísimos pescadores” la historiadora Libertad Regalado cuenta que los cholos pescadores que habitan en el perfil costero de los 350 kilómetros de playas que tiene Manabí llevan la herencia de los antepasados que, según hallazgos arqueológicos, eran hombres de mar.

Actualmente, esta labor conserva un fuerte vínculo familiar, comenta el investigador e historiador manabita José Elías Sánchez. La asociatividad, según Sánchez, estuvo presente por ejemplo cuando los manteños se hacían a la mar en las embarcaciones conocidas como balsas, en las que navegaban trayectos largos hacia la isla de La Plata.

“No solo pescaban, también realizaban una parada para participar en la actividad comercial conocida como trueque; el macizo fue utilizado para el intercambio de productos”.

Esa pesca en unión sigue vigente en nuestros días. Todos los años, de julio a septiembre, familias enteras de Manta, Jaramijó y otros enclaves marinos de Manabí salen a la playa para pescar en grupo.

Es una faena que no necesita de motores, ya que se hace a puro músculo, susurra Mario Anchundia, que reside en la parroquia Los Esteros, en el noroeste del puerto manabita.

Proceso
De lunes a sábado, cuando la marea está baja, Mario, junto a cuatro familiares, dos mujeres y dos hombres, salen a halar una red que es lanzada desde un bongo (embarcación ancestral de madera) en la playa Los Esteros.

El aparejo de pesca mide 50 metros de largo por 20 de ancho. A Mario se unen otras dos familias. Se trata de los Cedeño y los Zambrano. Los tres núcleos familiares suman 15 personas.

Emilio Cedeño, otro pescador, cuenta qué es la pesca de orilla. “Vamos en busca del chumumo y el chuhueco, pececillos que están presentes en abundancia en esta época del año. Tenemos un permiso que nos proporcionan las autoridades”. (F)



Cuando la red se hala hacia la playa, la adrenalina fluye en todos
Todos rezan para que el lance sea bueno y para capturar peces grandes, pues los más chicos los recogen en gavetas plásticas y se venden para elaborar harina. Cuando se reúnen las familias, todos halan las redes. La actividad se repite en el enclave marino de Jaramijó. También se pesca por subsistencia, cuenta Carlos Delgado, investigador del lugar. La red es el arte de pesca por excelencia que agrupa a las familias. Lo hacen cuando elaboran o reparan el aparejo en los portales de sus casas.

“En torno a las redes se cuentan las historias; los adolescentes aprenden sobre la actividad y se inmiscuyen cuando entre sus manos sujetan los extremos de la red, que está sumergida en el mar”, afirma Delgado. En Jaramijó se extienden las redes en el extremo sur de la ensenada.

La tarea empieza a las 8:00 y termina cuando sube la marea, por general después del mediodía.

Es toda una fiesta, afirma el estudioso, “un espectáculo para quienes observan por primera vez la maniobra desde que está la red en el agua hasta que se la recoge”. (F)

DATOS
>Ecológica. No se utilizan lanchas con motores fuera de borda para transportar las redes hacia el mar, todo es a pulso.
>Obra. “Habilísimos pescadores” de Libertad Regalado cuenta la historia de este oficio ancestral a través de los 350 kilómetros de playas que tiene Manabí.
>Tiempo. La maniobra, o pesca artesanal, desde que se realiza el lance de la red hasta que se la recoge, tarda entre 50 y 90 minutos.

FRASES
«Tienen una habilidad innata que sigue presente hasta la fecha… nunca se ha dejado de pescar”
Libertad Regalado, historiadora.

«En torno a las redes se cuentan las historias; los adolescentes aprenden…”
José Elías Sánchez, historiador.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí