La oferta de Zetapack incluye soluciones innovadoras en términos de gestión de la calidad y clasificación de la fruta madura.
«Los productos ready-to-eat deben tener un coste sostenible que no se puede conseguir si todas las operaciones se llevan a cabo manualmente. Nuestra máquina automatiza y facilita la fase de clasificación, con lo que se ahorra tiempo y horas de mano de obra al mismo tiempo que se respeta la calidad de la fruta», explica el gerente Nicola Antonacci.
La calibradora es de tipo circular, lo que significa que si el operario no toma una fruta, esta continúa circulando hasta que la seleccionan. La carga es manual, así que las frutas delicadas como los kakis, las peras, los melocotones, maduros, los albaricoques grandes o las peras Nashi no se dañan.
La descarga es manual, los operarios solo tienen que tomar las frutas y colocarlas en alvéolos. Una luz identifica el calibre requerido y el software permite clasificar la fruta por peso, calibre y color.
«Los márgenes de error son cercanos a cero, ya que la luz solo se enciende cuando la fruta está frente al operario. Además, las diferentes estaciones tienen códigos de color distintos», añade Antonacci.

La velocidad es elevada, casi como la de una clasificadora tradicional, pero, en este caso, no hay volcado automático porque la fruta se echaría a perder.
 
«Una máquina está a punto de salir para España y otra se instalará pronto en una gran empresa italiana que trabaja con kakis. Ya se han instalado otras en la Cooperativa Albifrutta, en Costigliole di Saluzzo, y en Trydeca in Centallo, ambas en Cuneo».
«Poder proporcionar a los consumidores una fruta lista para consumir es muy satisfactorio. Seguimos experimentando y diseñando para satisfacer las demandas del operador, también en otros tipos de fruta».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here