El sol se esconde tras las playas de San Jacinto y San Clemente. Se lo ve alejarse desde las 30 hectáreas de pitahaya sembradas por Olvin Intriago, originario de Junín. La finca lleva de nombre las iniciales de cada integrante de su familia: Okaso.

Desde la vía que une a los cantones Rocafuerte y Tosagua, casi al llegar al puente de la población La Papaya (km 7), se observan –en medio de terreno agrietado y seco– plantaciones de pitahaya. Hace seis años empezó a cultivarla, 1.404 postes con 2 plantas en cada uno.

El anhelo de producir más y entrar a otros países lo motivó a expandir su producción con 2.000 plantas en cada hectárea en donde prevé producir 60.000 kilos de pitahaya roja y amarilla por cada año.

Este mes ya recogió parte de lo sembrado hace un año y medio, y aumentará en octubre en esta finca que cuenta con 30 de 100 hectáreas de esta fruta que hay en Manabí, según la Asociación de Productores de Pitahaya que preside Intriago.

A más de ser el proveedor de los supermercados Supermaxi, Tía y Mi Comisariato, su interés de ampliarse surgió hace cinco meses cuando viajó a EE.UU. con exportadores y escuchó de un importador norteamericano que prefería la pitahaya ecuatoriana por su sabor con relación a la que importaba de Vietnam.

“Es ahí cuando decidí arriesgarme y hace cuatro meses comencé a conocer sobre la propuesta de créditos de la Corporación Financiera Nacional. Escuché del presidente Lenín Moreno que había la posibilidad de obtener créditos para emprendimientos y tras un mes de iniciar las consultas pude obtener ese anhelado crédito (de $ 500.000) con el que amplié los cultivos a 30 hectáreas”.

Intriago identifica claves para poder ingresar a mercados exigentes en temas sanitarios como EE.UU. y la Unión Europea: Los cultivos son a goteo y sin químicos, a más del apoyo de Agrocalidad para certificar con análisis que la producción no cuenta con el azote de la mosca de la fruta. Pero lo más importante es la reanudación de relaciones comerciales con Estados Unidos, estancadas 10 años en el régimen anterior.

Hace seis meses envía a EE.UU. y Unión Europea entre 20 y 40.000 kilos al mes, dependiendo del pedido y la fecha de mayor auge de producción la que se vivirá el próximo mes. Ya inició diálogos para que la fruta con otros asociados llegue a mercados asiáticos. “Aquí estuvo el presidente Moreno y me felicitó por la iniciativa, por ser un emprendedor manabita”.

En medio de sus cultivos unas 50 personas comienzan a recolectar la pitahaya que es la principal de las frutas exóticas de exportación y en 2017 tuvo un crecimiento del 71,3%, según datos de Proecuador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here